Lima. El ministro del Interior de Perú, Daniel Urresti, anunció este martes que durante su gestión librará una lucha frontal contra la delincuencia y afirmó que ha llegado el momento de "recuperar la esperanza" en el combate contra el crimen organizado.

Urresti, quien juró al cargo el lunes en reemplazo de Walter Albán, declaró a la emisora RPP Noticias que esta lucha se desarrollará de manera especializada, con estrategias para afrontar desde la "violencia callejera, el robo pequeño", hasta al crimen organizado.

"Lo que nosotros vamos a hacer en atacar todo de manera paralela, hay crímenes que requieren un poco más de tiempo, otros que se tienen que solucionar más de inmediato", señaló el ministro, quien hoy asumirá sus funciones.

Urresti dijo que el gobierno peruano considera que ha llegado el momento de "recuperar la esperanza" en la lucha contra la inseguridad y con el objetivo de que la población pueda "salir a las calles de manera tranquila."

"He aceptado este cargo porque tengo la plena convicción de que puedo lograrlo, necesito la participación, sí, de muchas organizaciones y aquellas que no se alineen o que abiertamente se opongan a que se logre avanzar en los objetivos, los voy a denunciar", indicó.

Reiteró que dará prioridad a "la lucha contra la delincuencia en la calle, con la Policía dando el ejemplo" y afirmó que está seguro que "en pocos días" se logrará "lo que no se ha hecho en mucho tiempo".

"Si algo he aprendido en estos meses, es que si quieres avanzar en cualquier cosa que tenga que ver con el Gobierno debe haber articulación. Es difícil, pero todo se puede", concluyó.

Daniel Urresti es un general retirado del Ejército que se desempeñó hasta el lunes como Alto comisionado en Asuntos de Formalización e Interdicción de la Minería Ilegal.

Urresti, que se ha convertido en el sexto ministro del Interior del gobierno de Ollanta Humala, entró en el Ejecutivo el año pasado como asesor de la Presidencia del Consejo de Ministros y estuvo a cargo de la Secretaría de Gestión de Riesgo de Desastres.

Según los diferentes sondeos de opinión, la ciudadanía considera que la inseguridad ciudadana es el principal problema que debe solucionar el gobierno de Humala y también la principal causa de la alta desaprobación de su gestión, que se mantiene alrededor del 75%.