Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, agradeció este lunes a su par dominicano, Leonel Fernández, por su ayuda luego del devastador terremoto en Haití y dijo que el país caribeño continuará teniendo un rol clave mientras su empobrecido vecino se recupera.

Los dos líderes se reunieron en la Casa Blanca exactamente seis meses después del terremoto que dejó cerca de 225.000 muertos y a 1,5 millones de personas sin hogar en Haití, que comparte con República Dominicana la isla caribeña La Española.

"Creo que el rol de República Dominicana, en particular el rol del presidente Fernández en ayudar a facilitar una rápida respuesta, fue extraordinariamente importante", sostuvo Obama, sentado al lado del presidente dominicano en el Salón Oval de la Casa Blanca.

"Salvó vidas y continúa haciéndolo mientras vemos cómo podemos reconstruir a Haití de una forma que sea buena no sólo para el pueblo haitiano, sino también para la totalidad de la región", manifestó.

Pese a los antecedentes de relaciones distantes entre los vecinos países, Fernández tomó un rol de alto perfil desde el inicio de las operaciones de ayuda luego del terremoto del 12 de enero que destruyó Puerto Príncipe.

Obama dijo que Fernández también fue "extremadamente útil" para ayudar a resolver la crisis en Honduras, puesto que el derrocado presidente Manuel Zelaya ha estado viviendo en República Dominicana desde que salió de su país en enero, terminando con una crisis política de varios meses.

Obama y Fernández discutieron formas de llevar a Honduras devuelta a los organismos regionales. El izquierdista Zelaya fue despuesto en un golpe de Estado en junio del 2009 y algunos países latinoamericanos aún se rehúsan a reconocer la elección en noviembre de Porfirio Lobo como presidente de Honduras.

Ambos presidentes también dijeron haber abordado los esfuerzos en la lucha contra el narcotráfico e hicieron un llamado por una mayor cooperación en la región.