Washington. El presidente Barack Obama revelará este lunes nuevas medidas para ayudar a los propietarios de viviendas, en la primera etapa de una gira por estados del oeste de Estados Unidos que podrían ser cruciales en su campaña para la reelección en el 2012.

Frustrado por la resistencia republicana a su paquete de US$447.000 millones para crear empleo y capitalizando el malestar público con el Congreso, Obama planteará medidas que no necesitan el apoyo de los legisladores para ayudar a la economía, dijo un funcionario de la Casa Blanca.

La propuesta incluye una iniciativa para ayudar a los dueños de viviendas a refinanciar sus hipotecas y será discutida en Nevada, un estado muy afectado por la crisis en el sector inmobiliario.

En Colorado, el presidente revelará un proyecto de préstamos para estudiantes. También asistirá a eventos para recaudar fondos en ambos estados y en California, en el marco de un viaje de tres días.

Los estados fueron elegidos deliberadamente. Cada uno tiene una gran población hispana, un bloque de votantes que el equipo de campaña de Obama debe atraer para su objetivo de reelección.

Nevada y Colorado son "estados indecisos" que alternan el apoyo a los republicanos y a los demócratas, lo que los convierte en preciados trofeos políticos en las elecciones presidenciales.

Obama también los usará como telón de fondo de su última iniciativa para fortalecer la debilitada economía, que sigue siendo el mayor obstáculo para su ambición de lograr un nuevo mandato. Según el funcionario de la Casa Blanca, también probará un nuevo eslogan para presionar al Congreso: "No podemos esperar".

Los republicanos, que deben elegir un candidato presidencial en una carrera actualmente liderada por el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney y el empresario Herman Cain, acusaron a Obama de centrarse más en la recaudación de fondos que en la ayuda a los desempleados.

"El presidente vuelve a hacer lo que mejor hace: juntar dinero para salvar su propio trabajo", dice Reince Priebus, jefe del Comité Nacional Republicano, en un nuevo aviso.

"En vez de concentrarse en que los 14 millones de estadounidenses desocupados vuelvan al trabajo, se está concentrando en proteger el suyo", agregó.