Managua. El subcomité de Naciones Unidas para la Prevención de la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (SPT, por sus siglas en inglés) recomendó al gobierno de Nicaragua fortalecer la protección de reos.

En un comunicado difundido este sábado con la firma del jefe de una delegación del SPT, Enrique Font, el organismo de la ONU dijo que confía en que el gobierno nicaragüense utilizará las recomendaciones para eliminar el maltrato a los internos en las prisiones.

"Confiamos en que nuestros hallazgos y recomendaciones serán utilizados por el gobierno de Nicaragua para eliminar cualquier forma de maltrato en lugares de privación de libertad y para mejorar las condiciones en que se encuentran las personas detenidas", señaló Font

El jefe de la delegación del SPT visitó Nicaragua hace unos días, con el fin de conocer la situación de los privados de libertad y las condiciones del sistema carcelario del país.

El organismo señaló que la situación de las personas privadas de libertad en Nicaragua "es sumamente preocupante", ante lo cual urgió al gobierno a tomar medidas para mejorar las condiciones carcelarias de las personas privadas de libertad.

"Nicaragua designó a la Procuraduría de Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) como mecanismo nacional de prevención de la tortura (...) Esta institución deberá jugar un papel activo en la prevención de la tortura y los malos tratos de las personas detenidas, mediante visitas periódicas", señaló el SPT en el comunicado.

"La PDDH deberá vigilar que no se tomen represalias contra personas privadas de libertad por haber hablado con nuestro subcomité", agregó Font.

El grupo de expertos de la ONU visitó centros penitenciarios, delegaciones policiales, centros de detención de adolescentes y migrantes en departamentos de la zona del Pacífico y en las regiones autónomas de la costa Caribe de Nicaragua.

Los miembros del organismo de la ONU sostuvieron reuniones con representantes de todos los poderes del Estado, así como con organizaciones de la sociedad civil, con personal de las penitenciarías y de la policía, con reos y sus familiares, en forma privada y confidencial.

La delegación del Subcomité en Nicaragua estuvo integrada por Enrique Font como jefe de la delegación, Emilio Ginés, Hans Petersen y Judith Salgado.

La delegación recibió apoyo del personal de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Ginebra, y del Sistema de las Naciones Unidas en Nicaragua.