Ciudad de México. El presidente electo Enrique Peña Nieto y su equipo de transición analizan la creación de cinco nuevas secretarías de Estado, cambios estructurales en algunas dependencias y el fortalecimiento de programas sociales.

De acuerdo con la información recabada por Excélsior, Peña Nieto y su primer círculo de colaboradores perfilan enviar antes del primero de diciembre al Congreso de la Unión, vía senadores y diputados del PRI y del PVEM, una iniciativa para reformar la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

Con el propósito de mejorar el trabajo en temas de atención especial, se estudia la creación de las secretarías de Telecomunicaciones, Pesca, Ciencia, de la Mujer y de la Presidencia.

Se analiza dividir la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Una parte atendería los asuntos de telefonía, radio y televisión, y la otra, infraestructura y transporte.

La Secretaría de Agricultura también puede cambiar.

Sobre Oportunidades, se planea que incluya el “crédito solidario a la palabra”, con el objetivo de crear microempresas que detonen el empleo.

Respecto de los políticos con posibilidades de estar en el nuevo gabinete presidencial, ya hay más de 50 nombres, entre los que destacan Luis Videgaray Caso y Miguel Osorio Chong.

Perfilan rostro de gabinete de Peña Nieto

A dos meses del cambio de poder en el Ejecutivo, es evaluado reestructurar los sistemas de Salud y de Educación.

La creación de secretarías como Telecomunicaciones, Pesca, Ciencia, de la Mujer, de la Presidencia y de la Comisión Nacional Anticorrupción, así como la transformación del Programa Oportunidades y la reestructuración de los sistemas de Salud y Educación, están en la mesa de análisis del equipo de transición de Enrique Peña Nieto.

Respaldado no sólo en las ideas de su equipo formal de transición, sino en las opiniones de expertos nacionales e internacionales, Enrique Peña Nieto y su primer círculo de colaboradores tienen el propósito de enviar al Congreso de la Unión una reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, vía los senadores y diputados de PRI y PVEM, incluso antes del 1 de diciembre, para que el arranque de su gobierno tenga desde el primer día nuevo rostro.

Fue precisamente dentro del objetivo de enviar todo el paquete de cambios a la administración pública que la propuesta de crear la Comisión Nacional Anticorrupción, planeada para la segunda semana de septiembre, debió esperar unos días más, pues se analiza si sustituirá a la Secretaría de la Contraloría o se queda como un organismo autónomo con una jerarquía superior.

De acuerdo con información recabada por Excélsior, el propósito del posible cambio en el tamaño y diversificación del gabinete presidencial es mejorar la atención a temas, áreas o problemas que en los últimos años han exigido una atención especial, como telecomunicaciones y recursos hidráulicos, pero también atender la viabilidad de peticiones hechas en varias ocasiones, como son los casos de las secretarías de Ciencia y de la Mujer, las cuales ya han sido planteadas y que ahora también fueron impulsadas por los sectores involucrados.

Todo ello tendrá el sustento especial, para decidir su creación o no, en la verdadera necesidad que tenga el país de esas dependencias, pero también en el cumplimiento prioritario que busca demostrar Enrique Peña Nieto en su gobierno.

El área social es considerada prioritaria. Así, la transformación del sistema de salud, educación y asistencia social van de la mano del planteamiento de productividad y crecimiento económico, pues se busca que las mejoras macroeconómicas tengan un reflejo directo en la calidad de vida de la población.

Hacia la productividad

El Programa Oportunidades se encamina hacia un cambio que refleje esa relación entre la asistencia social y la productividad, pues se planea que incluya el crédito solidario a la palabra, con el objetivo de crear microempresas que a su vez incidan en la generación de empleos, principalmente en las zonas más marginadas del país, y no en las zonas urbanas, pues el objetivo es precisamente atender a los más desprotegidos.

También se encuentra en la mesa de análisis la creación de las llamadas Brigadas de Pobreza Cero, que irán a las zonas más marginadas para detectar cuáles son las condiciones que se viven y si existen posibilidades de autoempleo, con ayuda no sólo gubernamental, sino con la participación de organizaciones y empresas sociales.

Oportunidades ampliaría también la entrega de becas para la educación básica y de capacitación para los adultos mayores.

Cambios estructurales

En el escritorio del equipo de transición también está la modificación del gabinete, es decir, con la bifurcación de algunas secretarías y la creación de otras.

Por ejemplo, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) sería dividida en dos.

Una parte que puede denominarse Secretaría de Telecomunicaciones, que atenderá sólo lo referente a telefonía, radio y televisión. La otra es para dedicarla a la Infraestructura y Transporte, es decir, encargada de la construcción y diseño de carreteras y todos los medios de comunicación terrestre y aérea.

Otra que está en una situación similar es la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

El proyecto que es analizado consiste en crear una Secretaría de Pesca y Recursos Hidráulicos, y dejar otra con la denominación agropecuaria, desarrollo rural y alimentación.

Las secretarías de Salud y de Educación Pública también están en análisis de sus estructuras, para atender mejor temas como el Seguro Popular y la Educación Superior.

En el rubro de la creación de dependencias del gobierno federal están la de Ciencia y Tecnología, que prevé la desaparición del Conacyt, y que es una demanda constante de la comunidad científica para que esas tareas dejen de pertenecer a la Secretaría de Educación Pública.

En cuanto a una secretaría destinada a la Mujer, de concretarse eliminaría al Instituto Nacional de las Mujeres.

Una atención especial la tiene la posible Secretaría de la Presidencia de la República, cuyo perfil se planea similar al de un Jefe de Gabinete que existe en otros países y que es para la coordinación de gabinete y potestad sobre el presupuesto del gobierno federal.

En caso de aprobarse esta propuesta, la Oficina de la Presidencia desaparecerá.

En la administración pública federal la Secretaría de la Presidencia ya existió: la última vez que operó fue durante la administración de Luis Echeverría.

Mientras, la lluvia de nombres de los posibles secretarios se intensifica, y a políticos como Luis Videgaray, Jesús Murillo Karam y Miguel Osorio Chong se les menciona como seguros integrantes del gabinete.

A Emilio Lozoya se le menciona para la embajada de México en EU o la Oficina de la Presidencia, y a David López en Comunicación Social de Los Pinos.

Afinan cambios

Éstos son algunos de los cambios que están en la mesa de análisis del equipo de transición de Enrique Peña Nieto.

De estreno

Serían creadas las secretarías de:

Telecomunicaciones.

Pesca.

Ciencia.

De la Mujer.

De la Presidencia.

Así como la Comisión Nacional Anticorrupción.

A cirugía

Algunos de los casos anteriores implican la división o desaparición de secretarías para mejorar funciones, como:

Comunicaciones y Transportes.

Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Instituto Nacional de las Mujeres.

Oficina de la Presidencia de la República.