Washington. A petición del Departamento de Estado, miembros de las Fuerzas Armadas estadounidenses reforzarán la seguridad de la embajada de Estados Unidos en Bagdad, en respuesta al avance de los yihadistas en Irak, informó hoy el portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby.

Kirby confirmó que un "pequeño grupo" de personal del Departamento de Defensa aumentará los activos de seguridad del Departamento de Estado en Bagdad para ayudar a garantizar la seguridad del complejo.

El personal de seguridad adicional en la embajada serán miembros del cuerpo de Infantería de Marina, según indicó un funcionario estadounidense.

El anuncio del Pentágono se produce poco después de que el Departamento de Estado informara de la orden de reforzar el personal de seguridad de su embajada en Bagdad y la reubicación de algunos de sus empleados, en respuesta al avance de los yihadistas en Irak.

"La reubicación temporal de algunos miembros del personal de la embajada se está realizando en vuelos comerciales, 'charter' y aviones del Departamento de Estado, según el caso", explicó Kirby.

El portavoz indicó que las Fuerzas Armadas estadounidenses cuentan con activos de transporte aéreo listos en caso de que el Departamento de Estado los solicite, como parte del régimen habitual de apoyo interinstitucional.

El pasado martes, el grupo yihadista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), apoyado por combatientes tribales y otros grupos afines, se hizo con el control de Mosul, la segunda ciudad del país, antes de extender su ofensiva hacia las provincias de Saladino, Kirkuk y Diyala, en su camino hacia Bagdad.

La ONU indicó este viernes que hay "cientos de muertos" y un millar de heridos como consecuencia de los combates en Irak y denunció asesinatos extrajudiciales y ejecuciones sumarias.