Lima. La máxima autoridad portuaria de Perú reabrió el sábado las operaciones en algunos puertos del país luego de levantarse una alerta de tsunami, aunque el mayor puerto peruano seguía cerrado por una situación inestable del mar tras el fuerte terremoto en Japón en la víspera.

Perú había ordenado el día anterior el cierre de todos los puertos del país como prevención a un tsunami que llegaría a la costa peruana la noche del viernes.

Pero un debilitado tsunami tocó el borde costero y provocó leves inundaciones sin causar mayores daños, según las autoridades locales.

"La situación está medianamente mejorada. Se han reabierto los puertos de Paita (en norte de Perú), Matarani e Ilo (en el sur)", dijo a Reuters el presidente de la Autoridad Portuaria Nacional, Frank Boyle.

Boyle refirió, sin embargo, que permanecía cerrado el puerto de El Callao, el mayor del país y por donde Perú, uno de los mayores productores de metales del mundo, exporta sus minerales producidos en el centro del país.

También seguían sin operar los puertos de Salaverry en el norte peruano así como los sureños de Pisco -desde donde Repsol exporta gas natural- y San Juan de Marcona, usado por la minera Shougang Hierro Perú para sus exportaciones.

"Hay situaciones de flujos y reflujos que, por cuestiones de seguridad, se ha tomado la decisión de que (algunos puertos) deben permanecer cerrados por un tiempo preventivo de al menos 24 horas", explicó Boyle.

"Se va a evaluar la situación y dependiendo de ella, se irán reabriendo paulatinamente los puertos", agregó.

Perú es el tercer productor mundial de cobre, el segundo de zinc y plata y el sexto de oro y sus exportaciones mineras representan el 60 por ciento de sus ventas totales.

Más de 1.700 personas podrían haber muerto por el sismo de 8,9 de magnitud y un posterior tsunami que golpearon el viernes a Japón, reportó la agencia de noticias Kyodo.