El ministerio Público de Costa Rica solicitó en una audiencia pública siete años de prisión para el ex presidente Miguel Angel Rodríguez (1998-2002), acusado de recibir sobornos de la transnacional francesa Alcatel.

Rodríguez está investigado por presuntos pagos ilegales vinculados con un contrato que firmó el estatal Instituto Costarricense de Electricidad (ICE, que también controla el monopolio de telecomunicaciones) con Alcatel para la instalación de líneas de telefonía celular.

La fiscal Criss González pidió al tribunal cinco años de prisión por el delito de corrupción agravada y dos años por enriquecimiento ilícito. Además solicitó 12 años de inhabilitación para ejercer cargos públicos.

Pago de multas. Hace poco más de un mes Alcatel aceptó pagar en Estados Unidos multas por US$137 millones para cerrar una investigación por sobornos pagados en Costa Rica, Honduras, Malasia y Taiwán entre diciembre de 2001 y junio de 2006

El caso que involucra al ex presidente de 69 años y otros ex funcionarios se remonta a 2001, cuando Alcatel ganó un contrato de US$149 millones para vender 400.000 líneas de telefonía celular al ICE.

La Fiscalía acusó al ex presidente de recibir comisiones superiores a los US$800.000 en 2001, cuando aún gobernaba Costa Rica.

Reconocimiento. Un ex directivo del ICE y antiguo colaborador de Rodríguez, José Antonio Lobo, reconoció ante un fiscal que había recibido más de US$2 millones, de los cuales el ex mandatario le pidió el 40%.

En el curso de la semana del 7 de febrero la defensa de los acusados, ocho incluyendo a Rodriguez, debe iniciar sus alegatos, antes que los tres jueces aborden la etapa de delibración y sentencia.

El escándalo en Costa Rica estalló en octubre de 2004, cuando Rodríguez tenía un mes de haber ocupado la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA), cargo al cual tuvo que renunciar para enfrentar el proceso penal.

En diciembre la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) anunció que la compañía de telecomunicaciones había aceptado el pago de US$137 millones.

"De acuerdo con la denuncia interpuesta por la SEC (ante un tribunal federal de Miami), Alcatel sobornó a responsables gubernamentales en Costa Rica, Honduras, Malasia y Taiwán entre diciembre de 2001 y junio de 2006", explicó un comunicado del organismo.

La investigación sobre las supuestas irregularidades cometidas por la empresa franco-estadounidense se llevó a cabo en colaboración con las autoridades de Costa Rica y el Servicio Central de Prevención de la Corrupción de Francia.

En total, se estima que la compañía de telecomunicaciones pagó sobornos por valor de US$8 millones.