Colombia. Cerca de 35 mil policías, vigilancia aérea y escuadrones móviles garantizan la seguridad de los trabajadores que se movilizarán, este primero de Mayo, en el marco del “Día Internacional del Trabajo”.

Los uniformados custodiarán las rutas establecidas y ofrecerán tranquilidad a los miles de colombianos que saldrán este martes a las calles para reivindicar los derechos de los trabajadores.

“Este dispositivo de seguridad cuenta con el apoyo de policías capacitados en diferentes especialidades. Contamos con policía judicial, carabineros y Esmad. Este despliegue de nuestros hombres se estableció luego de verificar el nivel de riesgo de los diferentes grupos sindicales y nos permitirá garantizarles el derecho a la protesta pacífica a lo largo de todo el territorio nacional”, dijo el subdirector de la Policía, general José Roberto León Riaño.

El alto oficial señaló además que en varias reuniones con los líderes sindicales se establecieron comités internos para evitar que las manifestaciones sean infiltradas y causen disturbios.

“Es importante destacar que los sindicalistas se comprometieron a evitar que vándalos se infiltren en la protesta y generen destrozos. Esperamos ver un buen comportamiento, como el que se vivió en la última protesta convocada por el Movimiento Marcha Patriótica. Queremos enviar un mensaje tranquilidad a las personas que se van a movilizar y que van a expresar sus ideas”, agregó el general Riaño.

Finalmente, el general hizo un llamado a la tolerancia ya que los trabajadores colombianos tendrán como bandera principal la oposición a los tratados de libre comercio (TLC), especialmente el firmado con Estados Unidos, que entrará en vigor en dos semanas, por considerar que son lesivos para la clase obrera y sectores productivos.

Este primero de mayo, como todos los años, se realizará una gran marcha nacional por los derechos de los asalariados. Sin embargo, el panorama laboral no parece ser el más satisfactorio.

Según la Encuesta de Calidad de Vida del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE), Colombia se encuentra entre los países más desiguales del mundo, ya que el 10% más rico de la población se queda con la mitad del PIB, mientras al 10% más pobre recibe apenas el 0,6%.