Río de Janeiro. El oficialista Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil proclamará a la ministra Dilma Rousseff como su candidata presidencial durante su IV Congreso Nacional que comienza este jueves.

En la oportunidad, la abanderada que cuenta con el apoyo de Lula da Silva se presentará con el libre “Un país para 190 millones de brasileños”.

En el texto expone su visión sobre lo que define como "el bienestar social al estilo brasileño", informó El País.

En éste se marcan las primeras líneas de lo que será su programa de gobierno, en el que se observan algunas diferencias con el actual mandatario.

Es que Rousseff, es una ex guerrillera, que se ubica más a la izquierda de Lula.

A su juicio, Brasil requiere de un Estado más fuerte en la economía, no sólo para atraer inversiones, sino para realizar obras.

Para ello propone como modelo un "desarrollo económico con inclusión social".

Rousseff en el libro afirma "nuestro modelo es el que otorga a los 190 millones de brasileños el derecho de ser el centro del mismo"

Y agrega que “no se promueven políticas de universalización sin subsidiar: eso es imposible en Brasil".

Para Rousseff, de ganar las elecciones su gran desafío será "superar el peso de 25 años de estancamiento de la economía y de las políticas económicas". Y agrega que con el gobierno de Lula da Silva “hemos aprendido el camino. Sabemos cómo hay que hacer".

La actual ministra plantea medidas concretas de la intervención del Estado para universalizar el acceso a los servicios básicos (27% de la población brasileña carece de ellos); mejorar la seguridad pública; y aumentar los servicios de la sanidad para todos.

Para dar casas a los ocho millones de personas que no la tienen y viven hacinados en favelas, afirma que es imperativa la acción del Estado, no sólo incentivando, sino construyendo como un empresario más.