Jerusalén. Un influyente rabino israelí dijo que Dios debería golpear a los palestinos y a su líder con una plaga, instando a su muerte en un airado sermón antes de las conversaciones de paz de Oriente Medio que comenzarán en pocos días.

"Abu Mazen y todos estos malvados deberían perecer en esta tierra", dijo el sábado por la noche en un sermón el rabino Ovadia Yosef, jefe espiritual del partido religioso Shas en el gobierno de Israel, usando el nombre popular del presidente palestino, Mahmoud Abbas.

"Dios debería golpear con una plaga a estos palestinos, malvados que odian a Israel", agregó el rabino de 89 años en su discurso semanal a los fieles, algunos de cuyos extractos fueron emitidos el domingo por una radio israelí.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, se distanció de los comentarios y dijo que Israel quería alcanzar un acuerdo de paz con los palestinos que garanticen buenas relaciones de vecinos.

"Los comentarios no reflejan la opinión del primer ministro, Benjamin Netanyahu, ni la posición del gobierno de Israel", dijo el despacho de Netanyahu en un comunicado.

El clérigo nacido en Irak había hecho comentarios similares en el pasado. El más recordado fue en 2001, durante un levantamiento palestino, cuando instó a la aniquilación de los árabes y dijo que la compasión con ellos estaba prohibida.

Más tarde dijo que sólo se refería a "terroristas" que atacaron a israelíes. En la década de 1990, Yosef rompió con otros líderes judíos ortodoxos que expresaron apoyo al compromiso territorial con los palestinos.

Saeb Erekat, el jefe de negociadores palestinos, dijo que los últimos comentarios de Yosef equivalen a pedir "un genocidio contra los palestinos". Los comentarios del rabino fueron "un insulto a todos nuestros esfuerzos para avanzar el proceso de negociaciones", agregó.

Al arribar al despacho de Netanyahu para una reunión semanal de Gabinete, el viceprimer ministro Eli Yishai, declinó realizar comentarios cuando periodistas le preguntaron por el sermón de Yosef.

Netanyahu y Abbas reanudarán las conversaciones de paz directas el jueves en Washington, la primera de este tenor en 20 meses.