Asunción. El presidente electo de Paraguay, Mario Abdo Benítez, dijo el martes que buscará un consenso entre las fuerzas políticas de su país para impulsar una reforma constitucional a comienzos del 2019, que podría incluir la reelección pero sin beneficiarlo.

Abdo, hijo de una de las figuras más importantes de la dictadura de Alfredo Stroessner, ganó las elecciones del domingo representando al conservador Partido Colorado, que ha gobernado Paraguay las últimas siete décadas con la excepción del lapso 2008-2013.

"Voy a ver una vez culminado este proceso electoral (...) iniciar un diálogo con los demás partidos políticos sobre la necesidad de hablar de una reforma constitucional que a lo mejor la podemos hacer al inicio de 2019", dijo en una entrevista con la cadena CNN en Español.

"Dentro de esos consensos puede estar la figura de la reelección, pero (...) quien convoca tiene que dar el ejemplo (...) yo no puedo ser beneficiado de una manera directa de ninguna modificación", agregó.

La posibilidad de reformar la Constitución para incluir la reelección es un tema espinoso en Paraguay. La mayoría de los presidentes de la era democrática intentaron impulsar sin éxito modificaciones, desatando en muchos casos graves crisis institucionales.

La posibilidad de reformar la Constitución para incluir la reelección es un tema espinoso en Paraguay. La mayoría de los presidentes de la era democrática intentaron impulsar sin éxito modificaciones, desatando en muchos casos graves crisis institucionales.

Hace un año, manifestantes reaccionaron contra las aspiraciones del actual gobernante Horacio Cartes de modificar la Carta Magna para extender su mandato quemando parte de la sede del Congreso.

Abdo, quien debe asumir el cargo el 15 de agosto, ha dicho en varias ocasiones que gobernará por un solo periodo de cinco años. La reforma constitucional incluiría también modificaciones en el sistema judicial del país, una promesa de su campaña.