Lima. El presidente peruano, Alan García, designó este sábado a la abogada Rosario Fernández como primera ministra del país tras la dimisión de su antecesor, en un cambio que tuvo poco impacto en el gabinete ministerial de un gobierno que camina por la recta final.

En una ceremonia en el Palacio de gobierno, García ratificó en sus cargos al resto de los ministros, incluyendo los de las carteras clave de Economía y de Energía y Minas.

El mandatario había explicado previamente en el día que la designación de la también ministra de Justicia, Rosario Fernández, como primera ministra se debió a la renuncia de su antecesor, el educador José Chang, para retomar la rectoría de una universidad local.

El mandatario desestimó, además, problemas dentro del gabinete.

"No hay ninguna crisis, el doctor Chang era rector de la Universidad San Martín de Porres y a los cuatro meses de ser elegido pidió licencia para ayudarnos en el ministerio de Educación, donde ha hecho una extraordinaria labor", dijo García a periodistas.

"El tiene responsabilidades académicas que no puede incumplir (...) y como van a producirse unas elecciones en la Universidad San Martín de Porres, él vuelve a su condición de profesor activo y rector en ejercicio", agregó el mandatario.

Chang, un militante del partido oficialista y cercano a García, había asumido como primer ministro en septiembre pasado en el marco de una renovación parcial del Gabinete en la que también entró el ministro de Economía, Ismael Benavides.

También era ministro de Educación desde el inicio del gobierno en el 2006. El ex viceministro de esa cartera Víctor Díaz juramentó en el cargo.

Perú celebrará elecciones presidenciales el 10 de abril, a las que García no puede postular debido a que las leyes locales prohíben la reelección inmediata. El presidente entregará el poder a fines de julio.