Bogotá. Un abogado colombiano denunció el viernes al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ante la Corte Penal Internacional por su presunto apoyo a la guerrilla, una acción que podría dificultar el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los dos países.

El licenciado en derecho Jaime Granados, abogado del saliente presidente de Colombia, Alvaro Uribe, anunció que también interpuso una demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra Venezuela.

"Efectivamente, el día de hoy remití a la sede de La Haya de la Corte Penal Internacional, al despacho del fiscal general de esa institución, el doctor Luis Moreno Ocampo, la denuncia correspondiente y esperamos que tome acción", dijo el abogado en declaraciones a periodistas.

"Simultáneamente he remitido a Washington, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, una demanda en donde se pide que la República Bolivariana de Venezuela, como sujeto de Derechos Internacional, responda por graves violaciones de derechos humanos", explicó Granados.

La denuncia ante la Corte Penal Internacional y la demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos no fueron presentadas a nombre del Estado colombiano, sino por el abogado en representación de un grupo de víctimas de la violencia.

Las acciones jurídicas contra Chávez y Venezuela son el más reciente hecho en medio de la crisis que atraviesan las relaciones diplomáticas de Bogotá y de Caracas, considerada como la peor la historia reciente.

Granados dijo que la denuncia y la demanda están acompañadas por pruebas que demuestran la presencia de rebeldes de las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en Venezuela.

El abogado reveló que la denuncia y la demanda no pretenden interferir de modo alguno en las futuras relaciones del presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos, quien asumirá el poder este sábado, y el Gobierno de Chávez.

"Es un reclamo amparado en los derechos de las víctimas, en evidentes y abundantes pruebas y con la esperanza que estas instituciones internacionales se pueda obtener una solución definitiva a la situación", explicó Granados.

La Corte Penal Internacional, con sede en La Haya, es un tribunal de justicia permanente cuya misión es juzgar a las personas que han cometido crímenes de genocidio, de guerra y de lesa humanidad como asesinatos, secuestros y terrorismo, entre otros.

Las acciones judiciales internacionales se conocieron horas después de que Chávez dio señales de querer suavizar tensiones con Colombia mandando a su canciller Nicolás Maduro a la toma de posesión de Santos.

El gesto podría ser el primer paso para resolver el impasse político que estalló el mes pasado cuando Chávez rompió relaciones con Colombia después de que el Gobierno del saliente presidente Uribe denunció que líderes de las FARC y del ELN se refugiaban en Venezuela con la complacencia del Caracas.