Washington.- Si el presidente estadounidense Donald Trump es citado a declarar por un fiscal especial que investiga los contactos entre la campaña electoral de Trump de 2016 y Rusia, sus abogados intentarán impedirlo ante los tribunales, dijo este domingo uno de los abogados del mandatario.

Cualquier batalla legal sobre si el presidente puede ser obligado a testificar podría llegar incluso a la Corte Suprema de Estados Unidos, dijo el abogado, Jay Sekulow, en el programa de televisión "This Week" de la cadena ABC.

Sekulow dijo además que Trump no decidió si accedería voluntariamente a una entrevista con el fiscal especial federal Robert Mueller, designado para investigar la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016 y cualquier posible coordinación entre la campaña de Trump y funcionarios de Moscú.

El presidente ruso Vladimir Putin ha negado las acusaciones de las agencias estadounidenses de inteligencia, de interferencia por parte de su gobierno, mientras que Trump niega la colusión, describiendo la investigación de Mueller como una cacería de brujas con motivaciones políticas que debería anularse.

Mueller tendría la opción de emitir una citación a declarar obligando al presidente a testificar si Trump elige no ser entrevistado.

Sekulow dijo que el presidente tenía autoridad, bajo el Artículo II de la Constitución de Estados Unidos, para detener cualquier investigación realizada por el Departamento de Justicia. El artículo enumera los poderes del brazo ejecutivo del gobierno federal.

Una parte de la pesquisa de Mueller y de las investigaciones legislativas se ha enfocado en un encuentro meses antes de la votación de noviembre en la Torre Trump de Nueva York, entre responsables rusos, Donald Trump Jr. -el hijo mayor del presidente- y otros asesores de campaña.

Si bien originalmente Trump, un republicano, dijo que la reunión tenía que ver con el tema de las adopciones, este domingo dijo en Twitter que se trató de cómo conseguir información sobre su opositora electoral, la demócrata Hillary Clinton.

El gobierno ruso negó a los estadounidenses el derecho de adoptar niños rusos como parte de su respuesta a una serie de sanciones de Estados Unidos impuestas por el Congreso en 2012.

Mensajes de correo electrónico divulgados por el propio Donald Jr. mostraron que él deseaba mantener el encuentro porque supuestamente le estaban ofreciendo a la campaña de su padre informaciones potencialmente dañinas sobre Clinton.

Trump y su hijo han dicho que Trump, entonces candidato, no tenía conocimiento por adelantado del encuentro y que la reunión en sí no fue útil para la campaña.