Asunción, EFE. Con el 69 como número de lista electoral y su lema "cambia de postura", el movimiento femenino Kuñá Pyrendá ha introducido en la campaña para los comicios paraguayos del domingo temas espinosos para su conservadora sociedad como el aborto y el matrimonio homosexual.

"La penalización del aborto mata a mujeres y es la principal causa de mortalidad materna" en Paraguay, aseveró a Efe la candidata presidencial de Kuñá Pyrendá (Plataforma de Mujeres, en guaraní), Lilián Soto.

Ex ministra del gobierno de Fernando Lugo, la izquierdista Soto aseguró que las paraguayas "que tienen medios económicos no tienen problema en abortar en Paraguay o en el extranjero", por lo que defiende la despenalización.

Admitió, no obstante, que ésta y otras cuestiones centrales en su programa como la violencia doméstica, la trata de blancas o el matrimonio homosexual son "temas satánicos" para la sociedad paraguaya.

"Las clases dominantes logran imponer su conservadurismo como norma" y convierten en "tabú hasta los temas relacionados con el modelo productivo", lamentó.

Kuñá Pyrendá es uno de los pequeños grupos de izquierda que compiten en las elecciones generales del próximo día 21 en Paraguay, junto al Frente Guasú que lidera el expresidente y exobispo Fernando Lugo y la formación Avanza País, del expresentador de televisión y aspirante a la Presidencia Mario Ferreiro.

En declaraciones a Efe, Lugo consideró que la legalización del aborto "no es aceptable como lo están planteando algunos", de acuerdo con sus "principios cristianos y éticos".

Y añadió que dentro del Frente Guasú, alianza por la que concurre como candidato a senador, hay un consenso para atender este tema "por más espinoso que sea".

"Coincidimos con Kuñá Pyrendá en que hay temas escabrosos que puedan marcar diferencia. Estamos de acuerdo en que se forme una amplia discusión sobre el tema antes de que los partidos o parlamentarios tomen una decisión", manifestó.

El Comité de Derechos Humanos de la ONU pidió el mes pasado a Paraguay que modifique su legislación sobre el aborto e incluya excepciones que lo despenalicen en caso de violación o incesto.

Países del entorno como Uruguay y Argentina permiten el aborto y han legalizado también el matrimonio entre homosexuales.

Hace dos semanas, un juez de Paraguay rechazó el pedido de inscripción en el Registro Civil de un matrimonio contraído por una pareja de paraguayos en Argentina, en marzo de 2012.

Uno de los esposos, Sergio López, director de la organización "Somosgay", lamentó a Efe que en Paraguay falten políticas públicas sobre derechos humanos y censuró las posiciones "homófobas" de los principales candidatos de estos comicios, el liberal Efraín Alegre y el colorado Horacio Cartes.

Cartes levantó ampolla en días pasados por unas declaraciones a una radio local en las que aseguró que se "pegaría un tiro en las bolas" si su hijo fuera homosexual.

Consultado por Efe durante un reciente almuerzo, Alegre, que se declara de centroizquierda, opinó que el matrimonio homosexual "no es un tema instalado" en la sociedad paraguaya y que, por eso, en su partido "no tienen posición al respecto".

"En principio creo que todos estamos en contra del aborto, después vienen las distintas circunstancias especiales que te obligan a abordar el tema del aborto terapéutico, en casos de violaciones que son situaciones muy particulares y puntuales, que te plantean discusiones bastante delicadas, bastante difíciles", añadió.

Por su parte, el socialista Ferreiro, tercero en intención de voto según las encuestas, explicó hoy a Efe que ambas cuestiones aún requieren más debate porque "no están en las prioridades como la desigualdad o la extrema pobreza, que son las demandas mas inmediatas que tiene el pueblo".

Ferreiro rechazó "de plano" el aborto, pero opinó "que se va a encontrar el momento en que se someterá al debate social y al Parlamento", como también el matrimonio "igualitario", para el que "sí corresponde un marco legal para resolver los problemas que ya existen".

"Estoy convencido que ambos temas hasta ameritan un referéndum, si fuera posible, porque son temas muy delicados y que están en una situación muy primaria en el debate de la sociedad paraguaya", destacó.