La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de Chile señaló que informó correctamente sobre las condiciones meteorológicas a los pilotos del CASA 212 que se accidentó en el archipiélago de Juan Fernández el 2 de septiembre del año pasado y que le costó la vida a 21 personas, entre las que se encontraban el presentador de televisión Felipe Camiroaga, el periodista Roberto Bruce y el empresario y filántropo Felipe Cubillos.

La entidad debió salir a aclarar su punto de vista ante las informaciones que se han conocido en las últimas horas y que han trascendido del informe que la Junta Investigadora de Accidentes Aéreos (JIAA) entregó al ministro en visita del caso, Juan Cristóbal Mera, afirma que la DGAC entregó información errónea.

“La DGAC no ha entregado información errónea”, sostuvo tajantemente el director general de la Dirección de Aeronáutica, Jaime Alarcón.

El organismo fue enfático en señalar que se puso a disposición de los pilotos del avión accidentado toda la información que se tenía en el aeródromo de la isla Robinson Crusoe y no del poblado de Juan Bautista, capital de las islas.

“No existe ningún error en la información entregada por la institución”, enfatizó el general Alarcón, en una concurrida conferencia de prensa, donde su puntos de vista fue cuestionado por los periodistas presentes.

"Toda la información meteorológica para la planificación de los vuelos estuvo siempre disponible en la página web institucional, en las oficinas de información de vuelos, en las oficinas de operaciones del Grupo 10 de la Fuerza Aérea de Chile. En relación a este vuelo en particular, se le entregó a la tripulación información meteorológica actualizada en reiteradas oportunidades en días y previos y en el mismo día del vuelo", agregó el militar.

"La tripulación recibió información en tiempo real durante la aproximación al aeródromo donde se le confirmó los vientos de 20 a 25 nudos promedio. Además, siempre estuvo disponible la información meteorológica en el centro de control oceánico en el caso de que la tripulación lo hubiese requerido", agregó.

En resumen, sostuvo, que "queda demostrado que la tripulación tuvo disponible toda la información meteorológica en tiempo real para la planificación del vuelo, previo al vuelo, en la ruta y en el momento de la aproximación".