Londres. Los trabajadores africanos atrapados en Libia son los más vulnerables de los extranjeros que luchan para huir del país, dijo el sábado el jefe de la agencia de Naciones Unidas para los refugiados, y advirtió que cientos de miles de vidas están en riesgo.

"Hay cientos de miles de trabajadores africanos en Libia, y muy pocos han llegado a las fronteras", dijo en una entrevista el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, a David Frost de Al Jazeera.

"Hemos recibido llamados telefónicos de gente en una situación desesperada, temerosos de dejar sus hogares. Es la situación de estas comunidades africanas dentro de Libia la que ahora se corresponde con nuestra mayor preocupación", agregó.

Guterres dijo que el uso por parte del líder libio Muammar Gaddafi de mercenarios africanos había generado una sospecha popular hacia cualquiera del África subsahariana.

Explicó que el número de gente que cruzó a Túnez había caído desde alrededor de 15.000 por día a 1.800 el viernes y a números "relativamente pequeños" el sábado. Había una masiva presencia policial y militar del lado libio de la frontera, y no estaba claro si quienes trataban de llegar al cruce eran detenidos en el camino.

Guterres dijo que miles de africanos estaban esperando en el puerto de Bengasi para salir de Libia, pero algunos no fueron aceptados en barcos enviados por varios países para evacuar a sus propios ciudadanos.

Apeló a los países vecinos y a la comunidad internacional para que hagan lo posible para ayudar a los africanos.

"Creo que miles de vidas, cientos de miles de vidas están en riesgo", dijo Guterres.