Tegucigalpa. La sede del Poder Ejecutivo de Honduras no ha sido, quizás, el lugar más seguro para el presidente Porfirio Lobo Sosa.

La Casa Presidencial carece de elementos considerados "indispensables" para garantizar la protección del presidente de la República y los miembros de su familia, dice una evaluación sobre la seguridad presidencial practicada a finales de 2010 por agentes especiales de Estados Unidos y publicada este jueves en exclusiva por El Heraldo.

Según el documento, la sede del Poder Ejecutivo carece de un lugar seguro (búnker) para proteger la vida del mandatario frente a cualquier amenaza que se pueda presentar.

Los especialistas plantean la necesidad de establecer un procedimiento estándar y planes de reacción ante cualquier atentado que pueda ocurrir en contra del presidente de Honduras.

También establece la importancia de identificar, evaluar y manejar a todas aquellas personas que puedan representar una amenaza contra aquellos que protege la Guardia de Honor Presidencial (GHP).

"La evaluación de amenazas e inteligencia para protección son importantes aspectos en cuanto a la protección del presidente de Honduras y de otras personalidades que han confiado en la GHP para su protección".

"El propósito de la evaluación de amenazas y actividades de inteligencia para protección es identificar, evaluar y manejar personas que pueden representar una amenaza contra aquellos que la GHP protege, mientras que la meta de esas actividades es prevenir atentados contra la vida".

Entre las recomendaciones en materia física, en la evaluación aparecen sugerencias como la colocación de filminas resistentes a estallidos en las ventanas de la casa de gobierno, mejoramiento de puertas, instalación de sistemas de supresión de fuego y hasta alarmas en el interior del inmueble.

Los agentes plantean medidas como el escaneo de la correspondencia que llega a la sede del Ejecutivo, pantallas de privacidad y equipo de visión nocturna para los miembros de la GHP. Asimismo, recomiendan el establecimiento de medios de evacuación de emergencia y una "división entre zona de helicóptero y el parqueo adyacente".

Fallas. En el aspecto humano, la evaluación señala que la GHP "cumple con el mandato de proveer protección inmediata al presidente Porfirio Lobo, los miembros de su familia y otras personas, según sea la asignación".

Pero también revela que existe una "base sustancial" para determinar que varias de las acciones que se realizan para garantizar la protección del mandatario son incongruentes con la situación que enfrenta el país en materia de seguridad.

"Existe una base sustancial para determinar que en muchos aspectos fundamentales la capacidad de la GHP para disuadir, detectar, contrarrestar y mitigar eficazmente las amenazas probablemente no están en consonancia con el entorno de seguridad que prevalece en Honduras", dice la evaluación.

El presidente Porfirio Lobo anunció este martes, en sesión de Consejo de Ministros, la implementación de nuevas medidas de seguridad en el interior de la sede del Ejecutivo que se han comenzado a aplicar con carácter de "innegociables".

"Pepe" prohibió a sus secretarios de Estado y demás funcionarios permanecer en los pasillos de Casa Presidencial (segundo nivel) y les recomendó abstenerse de ingresar a la sede del Poder Ejecutivo acompañados por edecanes, asistentes, "cónyuges, hijos y mamacitas", por aspectos de seguridad.

"No se hagan acompañar de nadie. Si alguien tiene cita aquí, pues está bien, que pase adelante, pero no se va a permitir, les digo, pues, para evitar que ustedes vengan acompañados por alguien y nos veamos en el penoso caso de negarle el acceso a su acompañante", advirtió el mandatario.

Entre las nuevas medidas de seguridad en el interior de Casa Presidencial se contempla dejar "sin efecto" varios carné que fueron emitidos a funcionarios y colaboradores cercanos del Presidente que de ahora en adelante tendrán un acceso restringido a la sede del Ejecutivo.