Madrid, EFE. La activista por los Derechos Humanos hondureña Berta Oliva de Nativí denunció este miércoles en Madrid la "criminalización de la protesta social" que, a su juicio, se vive en su país y pidió al gobierno de Porfirio Lobo que "no le haga el juego" a Estados Unidos.

En una entrevista con Efe, concedida tras la celebración de las jornadas denominadas "Personas defensoras de Derechos Humanos en el punto de mira", Oliva afirmó que en Honduras, desde el golpe de Estado que derrocó a Manuel Zelaya en 2009, "hay instituciones pero no hay institucionalidad" y además "se ha instalado la eliminación de las voces opositoras".

La fundadora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH) advirtió sobre el peligro de la militarización de la seguridad en el país centroamericano, que ha desembocado, a su juicio, en una mayor persecución y represión contra los defensores de derechos humanos.

"Ni el mandato ni la preparación de los militares es para que estén en las calles, se trata de una involución en materia de Estado y de democracia, al igual que las leyes que nos llevan a décadas atrás", afirmó.

En su país "niños y mujeres han muerto en nombre del combate contra el narcotráfico" que ha dejado por el camino "a huérfanos y a jóvenes viciados con un gobierno indiferente".

Las jornadas "Personas defensoras de Derechos Humanos en el punto de mira" se celebran en Madrid y Valladolid (centro de España) desde el pasado lunes hasta el próximo 24 de mayo, organizadas por el Instituto de Estudios Políticos para América Latina y África (IEPALA) y financiadas por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

Oliva se mostró radicalmente en contra de una ayuda o influencia estadounidense en su país y lamentó que el gobierno de Porfirio Lobo "le siga el juego" a EE.UU. y criticó las visitas a la región del presidente estadounidense, Barak Obama.

"Esas visitas de Obama a la región es para supervisar su plan del norte, igual que en el pasado, lo hace para ordenar y no para cooperar", dijo.

Además, en su opinión, "a Estados Unidos les encanta crear guerras y a la vez ser abanderados de la libertad y ese doble juego nosotros no lo tomamos".

La esposa del dirigente político Tomás Nativí, desaparecido en los años ochenta, aseguró que la única receta para su país es "combatir la impunidad, la pobreza y la no escolaridad" para "tener un buen futuro a medio plazo".

Oliva afirmó sentirse amenazada pero a la vez advirtió que su "obligación" es "documentar los ataques, las amenazas, investigar quién está detrás para poder pedir responsabilidad, aunque el Gobierno no nos escuche".

La activista lamentó que "Honduras esta en guerra de militares contra la ciudadanía y la pena es que ésta ni siquiera lo percibe".

Las jornadas "Personas defensoras de Derechos Humanos en el punto de mira" se celebran en Madrid y Valladolid (centro de España) desde el pasado lunes hasta el próximo 24 de mayo, organizadas por el Instituto de Estudios Políticos para América Latina y África (IEPALA) y financiadas por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).