México D.F. Acusaciones cruzadas entre los partidos mexicanos acaparan las noticias en torno a las próximas elecciones de gobernadores que se realizarán el 4 julio

Medios de comunicación e institutos políticos han mostrados audios y videos en los que supuestamente los gobernadores de Veracruz y Oaxaca, Fidel Herrera Beltrán y Ulises Ruiz Ortiz, disponen de recursos públicos y piden a los funcionarios votar a favor de las candidatura del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Ello llevó, asimismo, a acusaciones en torno a que el gobierno federal utilizaría los sistemas de inteligencia y el aparato burocrático en contra de la oposición, informó El Universal.

En este contexto, los líderes del PAN, PRD y DIA anunciaron que promoverán una reunión con la Secretaría de Gobernación (Segob) y el Consejo General del IFE para presentar pruebas de las irregularidades, a las que suman hechos de violencia registrados en Oaxaca, Hidalgo, Sinaloa y Durango.

Por su parte, el dirigente nacional de Convergencia, Luis Walton, dijo que “es una vergüenza que gobernadores sean los jefes de campaña, que sean los que están aportando el dinero, que los institutos electorales dependan directamente de ellos”.

En las filas del PRI, el diputado federal Luis Alberto Cano Vélez acusó al gobierno de usar las secretarías de Hacienda y de la Función Pública, y a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), de retener presupuestos de obras, hasta que pasen las elecciones, en maniobras dirigidas a no beneficiar a los opositores al PAN.

Mientras, el líder del PRI en Oaxaca, el senador Adolfo Toledo Infanzón, pidió al presidente Felipe Calderón guardar “prudencia y serenidad” en las elecciones y acusó al mandatario de ser “el coordinador de la campaña proselitista de los candidatos del PAN-Gobierno, que en alianza con PRD, PT y Convergencia integran la coalición Unidos por la paz y el progreso”.

Gobierno niega espionaje. Frente a las acusaciones, el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, afirmó que “no se puede establecer el mismo comportamiento de muchos actores políticos con la institucionalidad que ha guardado el presidente de la República. Pido que se haga una profunda reflexión sobre cuáles son los márgenes democráticos en términos políticos para intervenir en los procesos electorales y con ello saquemos este problema”.

Asimismo, negó que el gobierno federal utilice al Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional (Cisen) para espiar a adversarios políticos.

Al respecto, Gómez Mont enfatizó que “niego absolutamente que el gobierno federal esté involucrado en los actos que le imputan; lo que quiero decir es que el presidente ha tenido un comportamiento totalmente institucional en estos procesos, no ha acudido a ningún acto de campaña, ha buscado cumplir con su función de factor de cohesión y unidad política nacional”.

Añadió que “México es un electorado que no está secuestrado por marcas políticas”, dijo Milenio.

Además, la secretaría de Gobernación emitió un comunicado rechazando “enérgica y categóricamente” las imputaciones sobre presuntas intervenciones de comunicaciones a los gobernadores de Veracruz y Oaxaca, atribuidas al Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional.