Río de Janeiro. Uno de los delatores del caso Petrobras aseguró hoy que pagó cerca de 70 millones de reales (unos 20 millones de dólares) desviados de la petrolera al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), a la que pertenece el presidente interino Michel Temer.

En una declaración ante la Justicia divulgada por la televisión Globo, el exdiputado federal y empresario Sergio Machado, dijo que entregó 30 millones de reales (8,5 millones de dólares) al presidente del Senado, Renan Calheiros, 20 millones de reales (7,7 millones de dólares) al expresidente brasileño y exsenador José Sarney y otros 20 al senador y exministro del Gobierno Temer Romero Jucá.

Los valores fueron desviados de Transpetro, filial de Petrobras y encargada del transporte de combustible en el país, que era dirigida por el propio Machado.

Machado ha sacudido la política brasileña en las últimas semanas al divulgar conversaciones que tuvo con algunos miembros del PMDB, como los tres citados o también con Fabiano Silveira, elegido por Temer para comandar el ministerio de Transparencia.

En los audios, Jucá, ministro de Planificación de Temer, decía que se debía poner freno a las investigaciones del caso Petrobras y acabó pidiendo su dimisión tras la polémica que causaron sus palabras. Lo mismo sucedió con Silveira, que orientaba a algunos de los acusados sobre como defenderse en el caso.

Tras las afirmaciones de Machado, Calheiros y Jucá negaron haber recibido dinero, mientras que Sarney no se manifestó.