El coordinador de los senadores del PRD, Miguel Barbosa, afirmó que el caso Oceanografía ha demostrado la incapacidad del gobierno federal para combatir la corrupción y la impunidad.

Mediante un comunicado, el líder perredista consideró que este caso es “el talón de Aquiles” del gobierno federal en sus pretensiones de privatizar Petróleos Mexicanos, además, agregó, demuestra de que las mismas autoridades han apoyado a quienes se han beneficiado de contratos millonarios en el ámbito energético otorgados con absoluta discrecionalidad.

“Conforme los días avanzan, parece más distante el momento en que las autoridades resuelvan este escándalo, y aunque el dueño de la empresa Oceanografía, Amado Yáñez, fue capturado por las autoridades, podrá salir bajo fianza, como si los delitos que se le imputan no fueran graves”, opinó.

Este caso, añadió, representa el procesamiento de un delito que permite que los responsables consigan su libertad, que no se reparen los daños al patrimonio público y que al fin de cuentas no reciban las sanciones que les corresponden.

Advirtió que escándalos similares o peores vendrán luego de que se pongan en marcha los contratos con la Iniciativa Privada a causa de la apertura que se otorgó con la reforma energética.

“Con la reforma en materia energética que propone el gobierno federal, este escándalo parecerá un juego de niños respecto a los posibles abusos y actos de corrupción que podrían generarse con la nueva modalidad de contratos y licencias”, externó.

“Estamos en la antesala de que el gobierno imponga un paquete de reformas en materia energética que tienen como alma la contratización, en condiciones de absoluta discrecionalidad”, añadió Barbosa Huerta.