Quito. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, afronta las aseveraciones de un grupo de veeduría ciudadana que sostiene que el mandatario tenía conocimiento de contratos por unos US$700 millones que habrían sido concedidos a su hermano de manera inapropiada.

Según el grupo, conformado en el 2009 a pedido del gobierno para examinar los negocios de Fabricio Correa, hermano mayor del mandatario, el empresario obtuvo varios contratos para obras públicas en varios sectores violando reglas anti nepotismo.

La existencia de contratos entre el hermano del presidente y el Estado ha sido denunciada anteriormente por medios de comunicación locales pero todo ha sido negado por Fabricio Correa, quien argumenta que fueron obtenidos legalmente bajo sistemas de licitación.

"Tenemos cuatro videos y audios que pueden testificar que el presidente Correa sabía muy bien acerca de los contratos", dijo a Reuters Pablo Chambers, coordinador del grupo de Veeduría Ciudadana.

El informe del grupo llega en un momento en que el Gobierno ve reducido el apoyo a su proyecto político en la Asamblea Nacional, por la separación de varios de sus colaboradores que se oponen a la realización de una consulta popular para reformar el sistema judicial en el país andino.

El presidente Correa rechazó las aseveraciones realizadas acerca de su conocimiento de los contratos y retó al grupo veedor a hacer públicas las evidencias que los respaldarían.

"Vamos a responderles legalmente. Ya estoy cansado", dijo Correa a periodistas durante el fin de semana.

Chambers asegura que en el informe elaborado por el grupo veedor consta la existencia de más de 40 contratos que le cuestan al Estado unos US$143 millones y que fueron entregados a las empresas vinculadas con Fabricio en condiciones excesivamente favorables.

"No estamos diciendo que el presidente tenía relación con los contratos o que se benefició con los contratos. Estamos diciendo que él sabía acerca de ellos", agregó Chambers.

Una portavoz de Fabricio Correa dijo a Reuters que no existe una posición oficial de parte del empresario por el momento pero que este se podría pronunciar en los próximos días.