El senador socialista, Fulvio Rossi, dijo este lunes que la coalición oficialista se encuentra dividida respecto al proyecto de reforma a la Educación, la iniciativa eje de la administración de centroizquierda de Michelle Bachelet.

Propuesta como la penalización con cárcel para quienes lucren con la administración de colegios que reciben subvención del Estado y la posibilidad que estos colegios desprendan ganancias con gestiones inmobiliarias asociadas, generan división entre la centrista Democracia Cristiana y el ala izquierda de la coalición representada por los partidos Socialista y Comunista.

"Yo lo que veo es que la Nueva Mayoría está quebrada en este asunto, cuando escuchas llamado a la unidad suena muy bonito para la opinión pública, pero que no todos están de acuerdos en el tema", dijo Rossi.

De acuerdo al senador presidente de la Comisión de Educación del Senado, "habitualmente en política las cosas no se dicen y planteamos realidades que no existen, ojalá yo pudiera venir a este programa a decir que estamos totalmente unidos, pero eso no así".

La coalición de centroizquierda logró la semana pasada aprobar el primer proyecto de ley de la reforma, prohibiendo el lucro y el copago en la administración de colegios subvencionados por el Estado y eliminando la selección de estudiantes en la educación pública y en la subvencionada.

No obstante, indicaciones de sectores de izquierda que penalizaban con cárcel la obtención de utilidades por parte de los colegios y la posibilidad de una gestión inmobiliaria para obtener ganancias, fueron rechazadas por la oposición que contó con los votos de parte del oficialismo.

"Si el objetivo que nos hemos planteado es terminar con el lucro en la educación y que la educación de nuestros hijos no dependa de la capacidad de pago y que los incentivos sean distintos para mover este sistema a los que hoy día existe, la verdad es que no es posible aceptar arriendo entre partes relacionadas, salvo con la excepción cuando el arrendatario es una entidad sin fines de lucro", sostuvo Rossi.

La reforma que persigue en una segunda parte el fortalecimiento de la educación pública, forma parte de las demandas del masivo movimiento estudiantil de 2011, el mayor movimiento social desde las protestas contra el régimen de Augusto Pinochet en la década de 1980.

Respecto a un eventual acuerdo con la oposición de derecha para alcanzar un consenso, el legislador socialista lo desestimó.

"Yo no estoy por esa lógica (de acuerdos) la verdad, si tú me preguntas sobre el acuerdo de la reforma tributaria, en una cocina, de espalda a la ciudadanía, no sé qué tan digno de aplausos me parezca", dijo el senador, aludiendo a un proyecto anterior fruto de un consenso con sectores conservadores.