Ciudad de México. A gran parte de los mexicanos les preocupan más los temas relacionados con la situación del país, su economía y cómo sacar adelante a su familia día a día que festejar el centenario de nuestra Constitución.

"Están mucho más preocupados en cómo van resolviendo la vida que estar pensando en lo que pasó hace 100 años”, dijo a Excélsior el ministro de la Suprema Corte de Justicia José Ramón Cossío.

El también coordinador dentro del Poder Judicial para la celebración del centenario planteó como imperativo que todos los ciudadanos conozcan su Carta Magna.

Para gran parte de los mexicanos no hay interés por festejar el centenario de nuestra Constitución, les preocupan más temas relacionados con la situación del país, su economía o cómo sacar adelante a su familia día a día, así lo reconoció el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), José Ramón Cossío Díaz.

"Creo que no es que las personas no conozcan necesariamente lo que contiene la Constitución, sino que no se sienten vinculadas. Hay una falta de apoderamiento sobre las normas jurídicas, lo que sin duda tiene que ver con condiciones de impunidad en México”, sostuvo Cossío Díaz.

Por su parte, el investigador de la UNAM Héctor Fix Fierro dijo que es imperativo hacer una revisión técnica del texto constitucional, que en 100 años ha sufrido casi 700 modificaciones.

"Justamente si queremos celebrar a nuestra Constitución, y hay muchas razones, no deberíamos celebrarla con el texto como está”, indicó.

Para gran parte de los mexicanos no hay interés por festejar el centenario de nuestra Constitución, les preocupan más temas relacionados con la situación del país, su economía o cómo sacar adelante a su familia día a día, así lo reconoció el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), José Ramón Cossío Díaz.

En entrevista para Excélsior, realizada en su oficina, ubicada en la sede alterna de la Corte, el también coordinador de las celebraciones por la Carta Magna dentro del Poder Judicial, explicó que los más interesados en este aniversario son los académicos, la clase política, pero no el mexicano de a pie.

"A un nivel generalizado las personas están mucho más preocupadas en ver cómo van resolviendo la vida que estar pensando en lo que pasó hace 100 años, no es que esté bien, no es que esté mal pues la gente tiene que ver cómo cubrir sus necesidades básicas”, advirtió Cossío Díaz.

Incluso sostuvo que a 100 años de la promulgación de la Constitución en Querétaro, hay quienes piensan que la Carta Magna “ya dio lo que tenía que dar” o bien que el texto solamente requiere de ajustes, temas que podrían abrir un necesario debate.

"Realmente con este orden constitucional ¿podemos resolver los conflictos humanos que se nos están presentando hoy o no los podemos resolver? Además del sentido celebratorio, nos abre la posibilidad de una reflexión nacional”.

Sobre este tema, de acuerdo con el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Héctor Fix Fierro, es imperativo hacer una revisión técnica del texto constitucional, que en 100 años ha sufrido casi 700 modificaciones.

"Es muy importante revisar la Constitución porque justamente, si queremos celebrar a nuestra Constitución, y yo creo que hay muchas razones para celebrarla, no deberíamos celebrarla con el texto como está”, indicó.

Pero hay quienes todavía consideran que la Constitución de 1917 fue un proyecto vanguardista a nivel mundial pues se trató de la primera social del siglo X y su objetivo era ser, no solamente un acuerdo simbólico, sino un instrumento normativo para transformar la realidad mexicana.