Tegucigalpa, Honduras. Las reformas electorales introducidas este martes al Congreso Nacional representan un retroceso a la democratización, especialmente en el proceso de elección de los diputados.

Al menos así lo estiman varios congresistas consultados por El Heraldo acerca de aspectos como el sistema de elección de diputados por departamento, los que ahora irán bajo la sombra de la fórmula presidencial. Esto implica, según el diputado pinuista German Leitzelar, que volvemos al pasado, cuando los diputados eran electos por el padrinazgo del candidato presidencial y, en consecuencia, no representarán la voluntad del electorado sino los intereses del líder partidario.

Leitzelar indicó que este procedimiento significa un retroceso de 50 años para la democracia, porque cuando un diputado es electo bajo la sombra del presidente se vuelve dependiente del mismo y provoca una concentración de poder.

En la reforma propuesta se modifica el artículo 98 de la Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas al crear “distritos electorales de acuerdo al cociente electoral de cada departamento”. Es decir, la reforma no elimina el cociente departamental como originalmente se había plenteado.Crea un distrito dentro del cociente". Luego dice: “Los candidatos a diputados a nivel departamental acompañarán en la fórmula al candidato presidencial por cada partido político”.

Leitzelar indicó que los distritos son válidos en países como Estados Unidos y Brasil, pero en pequeñas democracias como la de Honduras se corre el riesgo de que el crimen organizado y el narcotráfico pueda financiar las campañas y se presta para que los gobiernos focalicen fondos para fortalecer las campañas de diputados oficialistas.

El proyecto de reformas fue presentado por la diputada nacionalista Welsy Vásquez y es dictaminado por una comisión especial integrada por congresistas de todos los bandos partidarios, encabezada por el nacionalista Antonio Rivera Callejas.

La proyectista Vásquez no descarta que la comisión dictaminadora introduzca otros elementos a su propuesta, como por ejemplo la nueva conformación del Tribunal Supremo Electoral.

La sociedad civil, varios partidos políticos y la comunidad internacional demandan una reforma en la estructuración de las mesas electorales receptoras pero, extrañamente, la iniciativa de reformas no incluye esta parte toral del proceso electoral ni lo referente al financiamiento de campañas. Indicó que, fundamentalmente, se busca evitar el desgaste que implica hacer campaña por dos años consecutivos, en el caso de las elecciones internas y generales.

Vásquez propone que las elecciones internas se realicen en el tercer domingo del mes de mayo y las generales en el último domingo de noviembre del mismo año electoral, con esto se ahorrarían muchos recursos económicos, precisó.

La diputada nacionalista Gladis Aurora López señaló que entre lo destacado de estas reformas es que se reducirá el tiempo de las campañas con las elecciones generales y las internas en el mismo año.

En cuanto al sistema de la elección de los diputados estimó que con la creación de distritos y la elección de diputados por departamento no se está aumentando el número de representantes, simplemente se dividirá el cociente electoral departamental para crear los distritos electorales. Citó para el caso que en el departamento de La Paz salen electos tres diputados, por lo que asumió que uno será electo por cociente departamental y los dos restantes a través de determinados distritos.

No obstante, estimó que será la Comisión de Dictamen la que hará los análisis de estas propuestas y deberá de consultar si para la creación de distritos será necesaria una reforma constitucional. El diputado liberal Gonzalo Rivera, por su lado, advierte que la creación de distritos se tiene que analizar pues con este mecanismo se produce una cierta inequidad y un ventajismo hacia el partido en el poder.

Explicó que los candidatos de otros partidos, en relación con el partido de gobierno, se verán en desventaja económica frente a la maquinaria oficialista en cada uno de los distritos y, como consecuencia, bajo este esquema no habrá competencia y, lejos de fortalecer la democracia, más bien se debilitará.

No obstante, Rivera dijo compartir la reforma de que las elecciones se realicen el mismo año, pero hay otras propuestas que deben ser analizadas detenidamente ya que podrán representar un retroceso a la democracia, añadió.