La presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), Sylvia Schmelkes del Valle, reconoció que la población indígena en México enfrenta un rezago educativo de por lo menos 20 años en comparación con la población no indígena. Esta desigualdad ha sido histórica en nuestro sistema educativo.

“La brecha aumenta con la edad y se agrava en el caso de niños monolingües. No modifica su condición el hecho de que estos indígenas habiten en zonas urbanas, incluso en grandes ciudades, lo que muestra que la causa de inasistencia escolar no es solamente la falta de oferta, sino la condición de ser indígenas”.

Durante su participación en la presentación del Índice de Equidad Educativa Indígena, elaborado por la SEP y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Schmelkes del Valle explicó que en nuestro país la población no indígena de mayores de 25 años de edad sin educación básica completa es de 43%, pero entre indígenas el porcentaje se eleva a 70 por ciento. En el extremo, dijo, 14% de la población adulta no indígena cuenta con educación superior; en cambio, sólo 5% de los indígenas tiene este nivel.

“Esta desventaja también se expresa en media superior, en donde la población indígena que acede a este nivel educativo, que es muy poca, lo hace a los subsistemas de menor reconocimiento social”.

Mencionó que para que la población indígena aspire a los niveles educativos que se tiene en promedio en el territorio nacional, se necesitarían cuando menos 20 años, “pero el país sigue avanzando”.

“Son muchos años de distancia para que los indígenas remonten; tienen que pasar muchos años para que alcancen a la población”.

Dijo que los bajos índices escolares han significado pobreza, falta de oportunidades para elegir y mayores dificultades para un futuro más digno.

En tanto, la subsecretaria de Educación Básica, Alba Martínez Olivé, aseguró que son muchos los esfuerzos que se realizan en materia educativa en favor de los pueblos indígenas, por ejemplo, los programas de Escuelas Dignas y Tiempo Completo.

* Vea además en El Economista: Profundo rezago educativo en población indígena