Brasilia. En una elección hasta ahora se considera muy tranquila y sin problemas importantes, según ha reportado el Tribunal Supremo Electoral (TSE), un empleado que se rehusó a trabajar y agredió a un funcionario de Justicia alteró el clima de paz.

Según la TCE, 686 máquinas de votación tuvieron que ser sustituido en todo el país hasta alrededor de las 10:30 (GMT), lo que representa 0,171% de las mesas electorales en el país.

A modo de comparación, durante todo el día en la primera ronda de votación del 3 de octubre, 2.244 urnas tuvieron que ser sustituido por problemas técnicos, el equivalente a 0,56% de los equipos en todo el país.

Se registraron también 34 casos de delito electoral, 13 de los cuales terminaron en arrestos, según el informe del TSE.

Según el tribunal, el número de casos de delito electoral debería ser mucho menor en comparación con la primer vuelta. Esto se debe a que no hay segunda vuelta electoral para gobernador en la mayoría de los estados, y no hay más elecciones para elegir senadores y representantes federales, estatales y de distrito.

El TSE espera anunciar el ganador de la elección presidencial en la noche del domingo.

La trascendencia de la abstención, que ganó importancia por el finde semana de fiesta, sólo podrá dimensionarse en el recuento de los votos, dijo el TSE.

Según el Instituto Datafolha, sin embargo, sólo alrededor del 2% de los votantes respondieron en las encuestas que tenían la intención de irse de vacaciones.