Teherán. Las últimas sanciones contra Irán son patéticas, dijo estesábado el presidente Mahmoud Ahmadinejad y advirtió a las potencias mundiales que lamentarían su amenaza.

En su primer discurso desde que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, convirtiera en ley sanciones que apuntan a las vulnerables importaciones de combustible de Irán, Ahmadinejad dijo que las medidas no dañarán la economía ni impedirán que Irán tome un mayor rol en los asuntos mundiales.

"Saben que hay un león dormido en Irán que está despertando y si se despierta todas las relaciones en el mundo cambiarán", dijo Ahmadinejad a industriales.

"Sus actos patéticos muestran que saben que un gran poder humano está oculto en Irán", agregó.

La ley estadounidense siguió a sanciones acordadas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea, todas destinadas a presionar a Teherán para que reduzca un programa nuclear que algunos países temen que esté destinado a fabricar una bomba, algo que Irán niega.

"Pensaron que al realizar reuniones y conversaciones entre sí y firmando papeles podrían detener el avance de una gran nación," dijo Ahmadinejad.

"Irán es mucho más grande de lo que pueden percibir en sus pequeñas mentes (...) Sabemos que si esta civilización iraní despierta entonces no habría más espacio para potencias arrogantes, corruptas y amenazantes", agregó.

El líder iraní ha desestimado en forma persistente el impacto de las sanciones.

Ahmadinejad llamó a la resolución de la ONU un "pañuelo usado" y dijo que Irán podría volverse autosuficiente en gasolina en una semana si era necesario, aunque es más probable que sea una expresión más retórica que una evaluación realista de sus necesidades de energía.

Ahmadinejad ha dicho que está preparado para regresar a la mesa de negociaciones sobre su programa nuclear, pero sólo bajo ciertas condiciones, y no antes del final de agosto, un retraso que dijo que estaba pensado para "castigar" a Occidente.