Una gigantesca bandera de color rojo, blanco y verde colocada en el patio interior del Palacio de Carondelet es el marco para recibir al visitante presidente de Irán, Mahmoud Ahmadineyad, quien arribó la tarde de este jueves a Quito, tras una primera breve pasada por Guayaquil.

Ecuador es el último país que visita Ahmadineyad dentro de su gira por varios países latinoamericanos.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa salió al balcón para recibir al mandatario iraní. Tras un breve y cordial saludo, ambos se dirigieron al Salón de Banquetes, para un almuerzo privado.

Recibimiento en base aérea de la capital. Decenas de personas se congregaron con pancartas con mensajes como "muerte al imperialismo, viva la revolución iraní" para darle la bienvenida a Ahmadineyad, al llegar a la capital. También en los exteriores del Palacio de Carondelet, había voluntarios que repartían banderitas iraníes entre la gente, según una foto mostrada en Twitter por @ivonnegaibor.

En Guayaquil fue recibido por el ministro de Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño, y de ahí viajó a Quito, donde llegó a las 14:30 de este jueves.

La visita de Ahmadineyad se produce en momentos de tensión entre Irán con Estados Unidos y la Unión Europea (UE) por el programa nuclear iraní.

Además, el  mandatario de Irán ha sido cuestionado por negar el holocausto judío.

La llegada de Ahmadineyad ha provocado cuestionamientos por parte del sector empresarial que considera que pueden verse afectadas las relaciones comerciales con EE.UU.

EE.UU. ve la gira latinoamericana del líder iraní como la búsqueda "desesperada" de apoyos de un régimen "aislado", y ha enviado ese mensaje a la región junto a un aviso sobre los riesgos financieros de negociar con Irán.

"Estamos dejando absolutamente claro a los países de todo el mundo que ahora no es el momento de estar profundizando en sus lazos, tanto de seguridad como económicos, con Irán", aseguró la portavoz Victoria Nuland, el pasado viernes.

Apoyo de Cuba. El presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, partió este jueves de Cuba rumbo a Ecuador, última escala de su gira latinoamericana, tras hablar con Fidel Castro y recibir apoyo del presidente Raúl Castro para el "uso pacífico de la energía nuclear", en medio de tensiones con Occidente por su programa atómico.

El mandatario iraní fue despedido por Raúl Castro en el aeropuerto internacional José Martí de La Habana y su vuelo hacia Quito despegó hacia las 08:25 locales (13:25 GMT), comprobaron periodistas de la AFP en el lugar.

"Hemos mantenido buenísimas reuniones con el comandante Fidel Castro. Tratamos muchos temas, ha sido motivo de gran alegría para mí ver al comandante Fidel sano y salvo", dijo Ahmadinejad a la prensa a través de un intérprete antes de abordar su avión.

En la mañana de este jueves, en la Base Aérea de Guayaquil, donde se desarrolló un operativo logístico, el personal periodístico de los medios de comunicación fue requisado para acceder al lugar.