Amán. Soldados y fuerzas de seguridad sirias han matado al menos a 1.100 civiles en su campaña de dos meses para sofocar manifestaciones pro democráticas, dijo este martes el grupo sirio de derechos humanos Sawasiah.

Sawasiah dijo tener los nombres de 1.100 personas asesinadas, la mayoría en la región sureña de la planicie de Hauran, donde estallaron las revueltas el 18 de marzo.

La cifra de muertos creció repentinamente después de que las protestas en las calles crecieran en número y se expandieran desde el sur, provocando la intervención del Ejército, indicó Sawasiah.

La organización humanitaria, fundada por el encarcelado abogado de derechos humanos Mohannad al- Hassani, dijo tener informes de otros 200 civiles muertos, aunque no tenían los nombres.

Las autoridades sirias han atribuido la mayoría de las muertes a "grupos armados de sabotaje" respaldados por islamistas y potencias extranjeras que, según dicen, han matado a más de 120 soldados y policías.

Los manifestantes dicen que algunos soldados recibieron disparos de agentes de seguridad por negarse a disparar a civiles.

Siria ha prohibido el acceso a la mayoría de la prensa internacional desde que estallaron las protestas hace dos meses, complicando la comprobación independiente de los informes sobre la violencia.