Lima. El presidente peruano, Alan García, dijo el domingo que le gustaría postular en las elecciones del 2016 y tomar por tercera vez las riendas del país, cuya economía crece a tasas espectaculares pero donde la pobreza aún alcanza a la tercera parte de su población.

García, cuyo mandato de cinco años culmina a fines de julio, gobernó por primera vez entre 1985 y 1990, cuando el país sufrió una de sus peores crisis económicas en medio de una violenta lucha del Estado contra las guerrillas izquierdistas.

Actualmente, la segunda gestión de García es desaprobada por más del 60% de la población, pese a que todos alaban el robusto crecimiento económico de un 7% promedio anual en el último quinquenio con una inflación en torno al 2% anual, la más baja de Latinoamérica.

"¿Y a quién no?, y a quien no. Yo no miento al país nunca, no voy a venir como un candidato cualquiera a decir, esperaré que el pueblo lo decida, no no, el honor de representar a la patria y al pueblo es extraordinario", dijo García a la pregunta de si le gustaría ser por tercera vez presidente.

"¿Y a quién no?, y a quien no. Yo no miento al país nunca, no voy a venir como un candidato cualquiera a decir, esperaré que el pueblo lo decida, no no, el honor de representar a la patria y al pueblo es extraordinario", dijo García a la pregunta de si le gustaría ser por tercera vez presidente.

García, de 62 años, ha hablado de esa posibilidad anteriormente, pero ahora a finales de su mandato da una señal más clara de postular en las próximas elecciones.

Para las elecciones del 2011, el partido oficialista APRA, el más antiguo y considerado el mejor organizado de Perú, había presentado una candidata que se desembarcó de pronto en medio de disputas con dirigentes apristas.

¿Al sillón por tercera vez? Demandas sociales insatisfechas, sobre todo en el interior de Perú, le han pasado factura a García y son pólvora para las constantes protestas en el país, un gran exportador mundial de minerales que ha logrado reducir su dependencia a los envíos de materias primas mientras aumenta la demanda interna.

Ahora, el presidente García se ha convertido en defensor de la inversión privada y el libre mercado, posturas que contrastan con el sistema controlador de su primer mandato.

"Eso lo decidirá el país y lo decidirán las circunstancias", volvió a comentar García sobre su posible tercera reelección al momento de sufragar en los comicios en un distrito limeño, mientras sus partidarios le gritaban "Alan vuelve".

El mandatario, que podría convertirse en el 2016 en el primer presidente de Perú en gobernar tres veces el país, dijo que espera una elección limpia en las que hasta cuatro candidatos tienen posibilidades de ganar los comicios, considerados los más reñidos de la historia peruana.

En esta elección, el favorito es el militar retirado Ollanta Humala, temido por los inversionistas pese a moderar su discurso de izquierda. Pero la presidencia se definirá en un balotaje el 5 de junio pues ninguno de los aspirantes lograría más del 50 por ciento de los votos necesarios para ganar.

Humala podría perder en la segunda votación con cualquiera de su eventual oponente, según las encuestas. En la elección del 2006, Humala perdió con García.

El mandatario ha sugerido anteriormente que haría lo posible para evitar que los peruanos voten por un izquierdista para la presidencia del país porque teme que se puedan borrar las políticas liberales que han primado durante su gestión.

"Estoy convencido de que será una transición muy pacífica, muy ordenada y sistemática para que nuestro país pueda continuar avanzando en todo aquello que ha significado su presencia en el mundo", afirmó el presidente peruano.