Madrid. El presidente de Perú, Alan García, separó aguas entre Alberto Fujimori y las aspiraciones presidenciales de su hija, Keiko.

El mandatario sostuvo al diario español ABC que “una cosa es (Alberto) Fujimori, con un golpe de Estado y Vladimiro Montesinos detrás, manipulando todo; otra es la nueva generación, que no necesariamente tendrá que conculcar las libertades”.

Consultado sobre si la candidatura de Keiko Fujimori debía causar temor, respondió que “no tendría por qué. Las personas son de acuerdo a la circunstancia”, dijo El Comercio.

Asimismo recordó que Alberto Fujimori fue elegido tras prometer una economía muy social sin “shocks” estruendosos. Concluyó que finalmente “fuimos engañados todos”.

En cuanto a la potencialidad de la candidatura presidencial del líder del Partido Nacionalista, Ollanta Humala, afirmó que “estamos a un año y es prematuro. Pero la mayoría de los cinco candidatos representa el concepto racional globalizado de generación de empleo a través de la inversión. Estoy convencido de que el camino no será truncado ni desorientado 180 grados”.

Consultado sobre si Humala podría ganar las elecciones presidenciales, dijo que prefería no usar apellidos para no involucrarse en la política electoral. Optó por señalar que “los fenómenos caribeños de socialismo tropical no tienen sitio en Perú”.

En cuanto a su propia caída en las encuestas tras el escándalo de los “petroaudios”, García dijo que “tener 30% de popularidad al comenzar el quinto año de gobierno es milagroso en Perú. El apoyo al camino escogido supera el 70% a través de distintos candidatos. Según El Comercio, me restó 1% de popularidad. La gente distingue bien entre el presidente y un funcionario que habló demasiado”.