Lima. El mandatario peruano, Alan García Pérez, destacó que en las próximas elecciones, el Perú elegirá a un nuevo presidente y a un nuevo Congreso que afirmarán la democracia y ratificarán el camino que el país ya viene recorriendo desde hace tiempo a favor de la libertad, la inversión y la generación de empleo.

“Estoy complacido de ver que se afirma la democracia en el Perú y que vamos a elegir a un presidente y a un nuevo Congreso afirmando la separación de los poderes, la libertad de expresión y, estoy seguro, afirmando caminos que desde hace un tiempo viene recorriendo el país (…) a favor de la inversión, la globalización y el empleo”, dijo en entrevista concedida al programa “Cinco sentidos” de RPP.

Sostuvo que la “inmensa mayoría del Perú”, está a favor de la democracia, la libertad económica y la globalización y consideró que el Perú ha sabido aprovechar el actual momento internacional “y se ha puesto en una situación espectacular que no se debe perder”.

Asimismo, ratificó que ayudará al próximo gobierno, independientemente de quién sea elegido presidente, con la finalidad de contribuir a mantener la gobernabilidad y la senda del camino hacia el desarrollo.

García Pérez, quien culmina sus funciones el próximo 28 de julio, dijo que colaborará con la próxima administración del país “en el sitio que me den”.

Sostuvo que esa será una forma de retribuir al pueblo peruano el honor de haberle dado la oportunidad de representarlo en dos oportunidades.

“He tenido el honor de ser presidente dos veces en mi vida ¿Cómo le puedo pagar al Perú y al pueblo? Ayudando al próximo presidente; no sé quién sea (…) no interesa; yo ayudaré en el sitio que me den para sostener la gobernabilidad (…) Nos conviene a todos que el Perú crezca y se fortalezca; por eso digo que mi obligación es apoyar y si el próximo gobierno se equivoca, respaldarlo para que no se lo coman vivo como suele hacerse en el Perú”, subrayó.

Si bien subrayó que se considera un hombre principalmente dedicado al ejercicio de la política, descartó que esté buscando influenciar en los resultados de los comicios a favor de cualquiera de los candidatos.

No obstante, indicó que a en ocasiones ha sentido la necesidad de responder a los postulantes que lo atacan buscando incrementar su caudal electoral.

“Pero no creo que esa participación, que no es con dinero ni recursos del Estado, mueva un ápice las elecciones y, es el pueblo peruano -como lo está demostrando- el que tiene fluctuaciones, sube y baja en las encuestas (…) y va decantando cuál va a ser su respaldo”, indicó.

Opinó que en el actual proceso electoral los candidatos no están “tocando la tecla adecuada” de la ciudadanía y consideró que ella sería la razón por la cual existen márgenes estrechos de intención de voto.

Indicó que dicha “tecla” es la del optimismo que –dijo- ha empezado a calar profundo en el pueblo cuyo interés ahora no es escuchar el discurso derrotista y negativo que imperó en el país durante años, sino más bien una propuesta de esperanza.

Respecto a los temas que por distintas razones no avanzaron lo suficiente durante su gestión, mencionó que le hubiera gustado dar mayor seguridad a los ciudadanos y consideró que debido al crecimiento económico, la delincuencia podría aumentar en los próximos años.

Por ello, sostuvo que ese tema será tarea pendiente para el próximo gobierno y los próximos alcaldes.

Del mismo modo, reveló que le hubiera gustado impulsar proyectos energéticos, como la Central del Río Marañón, los cuales no pudieron concretarse debido a inconvenientes de financiamiento padecidos por las empresas interesadas.

Igualmente, opinó que en algunas oportunidades falló al elegir a colaboradores que posteriormente demostraron no tener un compromiso tan profundo con los objetivos de su gobierno.

Por otro lado, negó que su gestión haya estado orientada principalmente a facilitar la labor del empresariado y, como prueba, recordó que en los últimos años 10 mil pueblos recibieron energía eléctrica por primera vez, se construyeron cientos de kilómetros de carreteras, además de dotar de agua potable a millones de familias, entre otros logros.