El ex presidente peruano Alan García se defendió este sábado de las acusaciones por irregularidades en los 5.500 indultos y reducciones de pena que otorgó durante su segundo Gobierno (2006-2011) y ratificó que no cometió ningún delito.

"Ningún delito ni falta ha sido cometida... todos los actos han sido publicados sin ningún secreto", afirmó García.

El ex mandatario se presentó en una rueda de prensa en compañía de los que fueron sus ministros de Justicia: Víctor García Toma, María Zavala, Aurelio Pastor y Rosario Fernández.

Según García, el informe preliminar de la comisión que investiga su gestión en el Congreso, donde se ha señalado que liberó con indultos a narcotraficantes, muestra "la voluntad del continuismo (del actual Gobierno) que intenta eliminar a los adversarios, neutralizar todo obstáculo y que de esa manera se abre camino a sus ambiciones".

"Se ha dicho faltando absolutamente a la verdad, que hay más delincuencia porque se soltaron a 5.500 personas. Es absolutamente falso y mancilla el honor de las personas", aseguró.

García indicó que del total de liberados por alguna gracia presidencial en su Gobierno, 5.324 no volvieron a delinquir, y añadió que esta acusación busca "destruir a un adversario político" como él.

Por su parte, García Toma precisó que durante el mandato de García habían 47.000 reclusos, pese a que la capacidad de los penales era menor a la mitad de esa cifra, por lo que se decidió aplicar una política para combatir el hacinamiento.

"A mí se me atribuye que conmuto la pena de un narcotraficante colombiano. Un 'calichín' (imitación) de Pablo Escobar... Eso es falso", afirmó García Toma y añadió que en cambio refrendó un pedido de extradición al país de origen del reo.

Fernández manifestó que tras todos los indultos concedidos hubo un equipo de psicólogos, asistentes sociales, profesores, entre otros profesionales que evaluaban los casos y que el reporte de la comisión investigadora tiene "gruesos errores jurídicos".

"Nuestro trabajo ha sido legalmente correcto", sostuvo Fernández, quien también ocupó el cargo de presidenta del Consejo de Ministros durante la administración de García.

Para Pastor, quien salió del cargo tras otorgar un polémico indulto a un ex directivo televisivo condenado por vender la línea editorial de su medio durante el Gobierno de Alberto Fujimori, esta acusación "tiene un trasfondo político que intenta anular una probable candidatura" de Alan García para las elecciones presidenciales de 2016.

García se presentó este miércoles ante la comisión del Congreso que lo investiga por presuntas irregularidades y enriquecimiento ilícito en su segundo Gobierno para responder a un interrogatorio, sin la presencia de periodistas.

El pasado 5 de febrero, la Fiscalía también abrió una investigación preliminar contra el ex mandatario por la presunta comisión del delito de enriquecimiento ilícito, luego de que se revelara que compró una casa por US$830.000.