Bogotá. El presidente de Perú, Alan García, pidió este miércoles a Estados Unidos ratificar un Tratado de Libre Comercio con Colombia, como del que se beneficia su país, y dijo que apoya el ingreso de su vecino al Foro de Cooperación Asia-Pacífico.

El mandatario peruano, también insistió en la necesidad de que su país, junto con Colombia, Chile y México consoliden un bloque para impulsar el comercio con Asia y Estados Unidos.

"Nos permitimos hacerle una invocación al presidente (Barack) Obama y a los parlamentarios republicanos y demócratas para que aprueben de una vez el Tratado de Libre Comercio con Colombia", dijo García en una conferencia de prensa al cierre de su visita de Estado en la que se reunió con su homólogo Juan Manuel Santos.

Los gobiernos de Bogotá y Washington firmaron en el 2006 un acuerdo comercial que aún no ha sido ratificado por el Congreso de Estados Unidos, en donde los demócratas reclaman medidas para poner fin a la violencia contra sindicalistas y defensores de derechos humanos.

"También apoyamos y promovemos la presencia de Colombia en la APEC. APEC está incompleta en la medida en que un pueblo con las potencialidades de riqueza de Colombia, que tiene además dos mares, no esté dentro de este acuerdo del Pacífico", declaró el mandatario peruano.

Los miembros de APEC -en que participan Chile, México y Perú- fijaron hace unos años el fin de una moratoria que impide el ingreso de nuevos socios.

Perú, al igual que Chile, ha dado su abierto apoyo a Colombia para que integre al APEC (por sus siglas en inglés).

"Vamos a insistir en APEC para que en la próxima reunión, en noviembre de este año, se incorpore a Colombia y por consiguiente se abran con más facilidad las fronteras económicas de los países del área asiática", precisó García.

Los dos mandatarios también renovaron acuerdos para combatir el narcotráfico en la frontera amazónica de 1.626 kilómetros, así como la presencia de grupos armados ilegales como la guerrilla izquierdista.

García se encuentra en la recta final de su mandato y entregará el poder a finales de julio a su sucesor que será elegido en las próximas elecciones.