Las alarmas en el mundo se han encendido a causa de los recientes atentados perpetrados en Túnez y Francia que ya dejan al menos 28 personas muertas, una cifra que podría aumentar según las autoridades.

En Francia la alerta fue emitida después que se hallara a una persona decapitada a la entrada de una fábrica en la localidad de Saint-Quentin-Fallavier, al sur del país. Junto al hombre, los presuntos autores depositaron una bandera del Estado Islámico (EI) y escribieron un mensaje que aún no ha sido revelado a los medios internacionales.

Por otro lado, al menos 27 personas murieron, horas después del ataque terrorista en Francia, en un asalto contra dos hoteles españoles en la localidad turística meridional tunecina de Susa. Hombres armados penetraron en el recinto de ambos hoteles y abrieron fuego de forma indiscriminada contra las personas que se encontraban en el lugar, entre ellos algunos turistas extranjeros, de los que no se ha confirmado su nacionalidad.

Pese a que aún se desconoce quiénes son los autores de los hechos en Túnez, las primeras hipótesis apuntan también a grupos yihadistas, debido al reciente atentado ocurrido en marzo en el museo del Bardo. Un hecho que dejó 23 fallecidos, entre estos un colombiano.

Tanto España como otros países europeos han puesto en marcha sus protocolos de seguimiento e identificación para conocer la situación, tal como indicaron a la agencia de prensa Efe fuentes diplomáticas europeas.

Como reacción a los sucesos, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha anunciado que en la tarde de este viernes se reunirán representantes del Gobierno, del Partido Popular y del PSOE en el marco del pacto contra el terrorismo yihadista.

Por su parte, el mandatario francés, François Hollande, comunicó que abandonaba en horas de la mañana de este viernes el Consejo Europeo en Bruselas para volver a París y convocar en el Elíseo una reunión del Consejo Restringido de la Defensa.

Kuwait también resultó afectado este viernes por un ataque del Estado Islámico, el grupo yihadista asumió la autoría del atentado perpetrado contra una mezquita chií en la capital. Según un comunicado difundido en internet y cuya autenticidad no ha podido ser verificada, el grupo terrorista asegura que el ataque fue perpetrado por un suicida que portaba un cinturón cargado de explosivos.

Las autoridades kuwaitíes todavía no han precisado el número de víctimas mortales, aunque algunos medios, como Kuwait News, hablan de 8 muertos.