El ex presidente Alberto Fujimori solicitó al Poder Judicial la nulidad de la condena de 25 años de prisión que se le impuso por las matanzas de Barrios altos y La Cantuta, y demandó un nuevo juicio, alegando que no hubo imparcialidad en la elaboración de su sentencia.

Al sustentar el habeas corpus presentado por su defensa, Fujimori usó como argumento los correos electrónicos que César San Martín, juez que lo condenó a dicha pena, habría intercambiado años atrás con dos juristas españoles para consultarles y decidir sobre su condena.

Para el exmandatario, esas comunicaciones filtradas por WikiLeaks, demostrarían que la sentencia del juez San Martín no solo careció de imparcialidad, sino que tampoco respetó el principio de presunción de inocencia.

“La tecnología informática permitió que se filtren cuatro reveladores correos secretos, en los que, sin dejar un ápice de duda, se manifiesta una tamaña violación al principio de presunción de inocencia y al de imparcialidad del juzgador”, expresó.

Ante la titular del 43° Juzgado Penal de Lima, María Niño Palomino de Villarreal, el exgobernante hizo hincapié en que la existencia de estos correos electrónicos incluso no ha sido negada por el propio San Martín, pues este solo ha manifestado que estas comunicaciones fueron obtenidas ilegalmente.

“Yo diría que ahí está ‘la mano de Dios’, que afortunadamente algún seguidor de los WikiLeaks los capturó de internet y los filtró a la prensa tal como los envió el doctor San Martín”, expresó desde la sede de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes), en Ate, donde purga condena.

Agregó que, si no se hubiesen descubierto estos correos, se seguiría considerando que el juicio en su contra fue justo, impecable y objetivo, o que se respetó el debido proceso.

“Pero se ha desenmascarado que no es así, pues se cometen gravísimas infracciones constitucionales”, dijo el ex Jefe del Estado (1990-2000), quien en esta audiencia contó con la presencia de sus hijos Keiko y Kenji Fujimori, así como de congresistas de Fuerza Popular.

Al finalizar su intervención, Fujimori pidió, en ese sentido, que se declare nula y sin ningún efecto legal la sentencia de la sala presidida por San Martín, así como el fallo ratificatorio de la instancia superior ante la cual se apeló.

Del mismo modo, solicitó que se ordene un nuevo juicio “pero por un tribunal imparcial”, pedido será resuelto en los próximos días por la referida instancia judicial.

Sobre este caso, también se pronunció Keiko Fujimori, para quien ha quedado claro que en el proceso contra su padre se violaron el debido proceso, la presunción de inocencia y el derecho que todo ciudadano tiene a un juicio imparcial.

Afirmó que en dichos correos se demostraría claramente que 14 meses antes de la sentencia contra su padre se venía planificando el fallo condenatorio, lo que evidencia –dijo- que Alberto Fujimori no afrontó un juicio imparcial ni se respetó el debido proceso en este caso.

“Por eso estamos optimistas y estaremos atentos a la primera instancia de esta juez constitucional, entendiendo que habrá otras instancias adicionales”, concluyó a lideresa de Fuerza Popular.