Bogotá. El Alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, explicó este martes que el auto de la Contraloría General de la República que ordena el embargo de sus bienes con el fin de establecer la responsabilidad fiscal patrimonial en las anomalías presentadas en los contratos destinados a obras de la Fase III de Transmilenio en la calle 26, "no es ajustado a la realidad".

Moreno Rojas asegura que el auto parte de un supuesto equivocado en cuanto a la responsabilidad contractual tanto de él como la del ex alcalde, Luis Eduardo Garzón.

"Si hubo algo que nosotros hicimos fue rescatar una obra que estaba parada y tenía muchos retrasos", aclaró Moreno en relación a las obras que avanzan de la Fase III de Transmilenio.

El burgomaestre recordó que "por leyes de la República las diferentes entidades del Distrito son autónomas y por consiguiente vamos a pedir la nulidad de ese auto porque parte de un puesto equivocado".

Agregó además que en la obra de la Fase III de Transmilenio por la Avenida El Dorado se inició un proceso de caducidad de contrato cuando detectaron las fallas en las mismas, se terminó en la cesión del mismo y que se pudo recuperar el anticipo que el Distrito había girado por un valor de 69 mil millones de pesos (US$35,4 millones).

Recalcó también que la indagación preliminar nunca le fue notificada y que ya hubo un proceso anterior por las conductas similares por las cuales lo están investigando ahora y que el mismo terminó archivado.

"Respetamos, acatamos y asumiremos nuestra defensa, pero consideramos que lo fundamental aquí es que el motivo por el cual se le abre juicio de responsabilidad fiscal al ex alcalde Garzón y a mí, parte de un supuesto que es equivocado y es la responsabilidad que tienen los Alcaldes en la contratación de las entidades del Distrito, lo cual por norma legal y constitucional no es ajustado a la realidad", concluyó en declaraciones dadas durante la entrega de un CAI en el barrio Marsella de Bogotá.

La Contraloría General de la República tomó este lunes la decisión de embargar los bienes del alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, así como abrir investigación al ex alcalde de la capital Luis Eduardo Garzón, con el fin de establecer la responsabilidad fiscal patrimonial de ambos en las anomalías presentadas en los contratos destinados a obras de la Fase III de Transmilenio en la calle 26, el polémico proyecto ejecutado por el Grupo Nule.