Bogotá. El alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, se defendió en medio del escándalo por los posibles visos de corrupción de su administración.

Moreno le dio la cara al país, luego del informe presentado por una Comisión de Seguimiento del Polo Democrático Alternativo, su partido, y criticó que éste sólo se refiere a "indicios".

Aseguró que estos últimos días han sido muy difíciles pero decidió responder porque se "cansó de los chismes, calumnias e injurias" y recalcó que hay una campaña de desprestigio en contra de él y su familia.

"Quiero utilizar esta oportunidad para contarles lo que han sido estas últimas horas, porque esto nos permite contar un poco lo que ha sucedido y que hay detrás de todo esto que se está orquestando. Me cansé de los rumores, de las consejas, me cansé de aquellos que pretenden encontrar alguna ilegalidad en los actos de nuestra administración. Me cansé también de esos que estimulan los delitos en los distintos medios de comunicación y por eso estoy aquí, como siempre lo he hecho, respondiendo, poniendo la cara, gobernando y haciendo esta gran transformación de la que es objeto Bogotá".

Dio a conocer que contrató a un grupo de abogados para que revisen ‘palabra por palabra' las acusaciones de las cuales ha sido objeto para que si existen meritos "entablar las acciones judiciales" contra los responsables.

"Y qué tal la decisión del partido de la U, Petro y el partido de la U contra mí, contra mi administración, ad portas de un debate electoral, buscando, claro, créditos políticos (...) Yo lo único que quiero es respeto, respeto para mi familia", dijo.

En ese sentido, señaló que enviará cartas al Fiscal General, la Procuraduría, la Contraloría y los organismos de control del Distrito para que adelanten cualquier tipo de indagación sobre la contratación de la ciudad.

"Desde que llegué a la alcaldía pedí a los funcionarios de la Administración el completo cumplimiento de la Ley de Contratación porque ésta se acata y se cumple; nosotros no nos la inventamos (...) los funcionarios tiene instrucciones claras para que se respeten las normas y procedimientos en materia de contratación", señaló.

Sin embargo, no se refirió en concreto a las denuncias sobre aumentos en la contratación directa en la Alcaldía, sobre el denominado carrusel de contrataciones, ni las menciones sobre supuestos amigos suyos en los negocios de las grandes obras de infraestructura de la capital de la República.

De lo dicho por Miguel Nule tampoco habló y se limitó a manifestar que ese empresario "debe estar rascándose la barriga en el Mediterráneo mientras despotrica contra todo el mundo".

"Esto que está pasando no es coincidencia, como no es coincidencia el informe que se presentó el día miércoles, no es coincidencia que 24 horas después un empresario del grupo Nule haya salido a los distintos medios de comunicación, y yo quiero decirles que detrás de esto hay una gran campaña de desprestigio. Aquí hay sectores muy poderosos, aquí hay gente que quiere hacer daño, gente además que tiene intereses no solamente oscuros, sino que también tienen intereses económicos, en desprestigiar los distintos actos de nuestra administración", enfatizó.

Posición de Cambio Radical.  El partido Cambio Radical de Colombia solicitó formalmente un control "excepcional" a los contratos firmados por la administración de Samuel Moreno Rojas.

Los siete concejales de esa colectividad le han extendido esa solicitud a la Contraloría General de la Nación teniendo en cuenta la "ilegitimidad" de la Contraloría Distrital.

"Es ilegítima la Contraloría y queda evidenciado en el pliego de cargos elevado por el Procurador General de la Nación a la ex directora del IDU y en las denuncias contra el Contralor Distrital", advierte un comunicado.

De otro lado, Cambio ratificó su oposición al alcalde y negó cualquier cercanía con la Administración.

En ese sentido, el director del partido, representante Germán Varón Cotrino, dijo que no tienen cuotas burocráticas en el gobierno de Samuel Moreno.

Finalmente, llaman a que La U pida la inmediata renuncia de los funcionarios que están en sus cargos.