Lima. El alcalde de la capital peruana, Luis Castañeda, se mantiene de primero en las preferencias para las elecciones presidenciales de 2011, pero con un débil liderazgo y seguido de cerca por la hija del ex presidente Alberto Fujimori, según una encuesta difundida este lunes.

El sondeo realizado en mayo por la firma Ipsos Apoyo, publicado en el diario El Comercio, reflejó que el balance de las preferencias podría cambiar ante el ascenso de otras posibles candidaturas.

Castañeda, alcalde de Lima que congrega la mayor plaza electoral del país andino, cuenta con 22% de las preferencias; mientras que la legisladora Keiko Fujimori tiene 18% de respaldo electoral, precisó la encuesta.

En ambos casos la cifra es igual al mes anterior, casi en los mismos niveles de inicio del año, refirió la encuesta.

No obstante, apareció en el tercer lugar de las intenciones de voto el ex presidente Alejandro Toledo, con 13%, subiendo un punto porcentual frente al mes anterior e igualando en el mismo puesto y en el mismo porcentaje al nacionalista y ex militar retirado Ollanta Humala.

El alcalde limeño y la conservadora Keiko Fujimori se pisan los talones desde hace meses, pero sus voceadas candidaturas no despegan, mientras que 19% de entrevistados dice que votaría en blanco o no sabe por quién votar.

Tampoco hay un aspirante claro del oficialismo.

El presidente de Ipsos Apoyo, Alfredo Torres, dijo a la radio local RPP que el ex mandatario Toledo podría restarle votos al alcalde Castañeda y subir en las encuestas en los próximos meses.

El apoyo a Castañeda, considerado un político pragmático y amigo del libre comercio, ha sido golpeado recientemente por un retraso en la puesta en marcha de un sistema de transporte público en Lima y por denuncias de corrupción.

En tanto Keiko Fujimori todavía no puede desprenderse de la sombra de su padre, que fue condenado a 25 años de prisión por abusos a los derechos humanos durante su Gobierno.

Torres afirmó además que el nacionalista Humala muestra un apoyo en las zonas remotas del país, dato que podría aparecer en próximos sondeos.

Humala, la cara más visible de la oposición, inquietó a los inversores cuando casi se convierte en presidente en 2006 -período en el cual recibió el respaldo político del mandatario venezolano, Hugo Chávez- con sus promesas de dar un giro en la política de libre mercado que ha beneficiado al país.