Lima, Andina. La alcaldesa de Lima, Susana Villarán, dijo hoy que asume la responsabilidad política por las medidas adoptadas para recuperar la zona de La Parada, y expresó que ese espacio debe ser rescatado de la delincuencia, por lo que pidió el apoyo de la ciudadanía.

“Asumo la responsabilidad política, yo no soy de las personas que se esconden. Esa zona tiene que ser rescatada de la delincuencia que impera”, reiteró la burgomaestre.

La autoridad edilicia dijo que La Parada "es un lugar de la ciudad donde no existen la ley ni el orden, lo que impera es el hampa".

Dijo que la restricción del tránsito de vehículos pesados hacia La Parada es una decisión tomada por la Municipalidad Metropolitana de Lima para imponer el principio de autoridad y restablecer el orden. "Es un trabajo que tiene el apoyo del Poder Ejecutivo".

“Hemos conversado sobre el tema con el jefe del Gabinete, Juan Jiménez, y particularmente con el ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, y con los altos jefes policiales”, expresó.

Reiteró que en ningún momento el operativo de ayer fue planificado con la intención de desalojar a los comerciantes, sino que fue para bloquear el ingreso de los camiones pesados a la zona declarada rígida en La Parada.

“Ese ya no es un mercado mayorista y no se puede ingresar con camiones a La Parada. Ha sido un operativo pacífico de contención, sin armas de parte de los policías y con operaciones de inteligencia”, anotó.

Lamentó la muerte de dos personas durante este enfrentamiento, así como las agresiones físicas que recibieron más de 60 policías de parte de una turba, a la que calificó de muy violenta.

Indicó que los hechos de violencia ocurridos el jueves demuestran que La Parada no es controlada por los comerciantes, sino que está dominada por la delincuencia. “Es una zona sin orden ni ley, ya se había perdido hace mucho tiempo y la estamos recuperando”.

Continuarán las operaciones. Aseguró que las operaciones para recuperar La Parada, “donde imperan el desorden y la delincuencia”, van a continuar progresiva y gradualmente hasta impedir el ingreso de los camiones a esa zona rígida.

Villarán pidió la unión de toda la ciudadanía para recuperar la ciudad capital, a fin de vivir en paz y mejores condiciones, y reiteró la decisión de establecer el orden en La Parada por considerar que ha sido tomada por la delincuencia.

Por otro lado, resaltó el hecho de que hasta el momento hayan más de 300 comerciantes de La Parada que ya han adquirido puestos en el Mercado Mayorista de Santa Anita.

“Porque ese es el lugar donde se realiza el comercio mayorista, no hay otro. En el nuevo mercado de Santa Anita existirá orden, el imperio de la ley y habrá un mercado mayorista como el que Lima se merece, eso será de todas maneras”, aseveró.

Dijo que su gestión se ha preocupado por la recuperación de la ciudad capital, en beneficio de sus habitantes, sobre todo los niños y jóvenes, ya que estos últimos al no tener lugares de donde jugar terminan formando parte de las pandillas.

Indicó que logró US$1.200 millones de inversiones para que los limeños puedan vivir mejor y contar con más parques, además de seguir construyendo muros de contención y escaleras en cerros de zonas de gran concentración de habitantes como en Comas, Puente Piedra, San Juan de Lurigancho, entre otros distritos.

Villarán dijo que su ausencia física de Lima, por una emergencia familiar, no le ha impedido coordinar con los funcionarios de la Municipalidad Metropolitana de Lima las acciones para hacer cumplir la ley en La Parada.

“Mi responsabilidad política es liberar la zona de La Parada y llevar el mercado mayorista a Santa Anita, abriendo todos los espacios de diálogo y flexibilidad que los comerciantes requieran”, insistió.