Lima. El presidente de Perú, Alan García manifestó que él no podía poner un presidente, pero sí impedir que alguien que no le gustara llegara a Palacio. Ante estas declaraciones, el expresidente de la nación, Alejandro Toledo cuestionó el rol de García y afirmó que “es evidente que hay un complot contra mi posible candidatura pero cumple entonces lo que el presidente con mucha franqueza expresó. El señor García sabe que no soy manejable. No tengo rabo de paja y no me puede manipular”.

Toledo señaló que Alan García le abrió las puertas a Crousillat sabiendo que vendió la señal de América Televisión a la mafia y a la corrupción. En este sentido dijo estar “muy preocupado porque vivimos otra vez la recomposición de la mafia, con nuevos socios y en un año electoral”.

En este sentido, el ex mandatario abogó “por la democracia con libertad de expresión y respeto a los derechos humanos, con independencia de los poderes” en una entrevista publicada por El Comercio.

“Invoco transparencia porque hoy la credibilidad está por los suelos, en un nivel brutal. Primero los 'petroaudios', luego los documentos que se pierden en el Ministerio de Salud, luego Crousillat, después la fricción por los aranceles del cemento entre el TC y Ejecutivo, después los archivos de los 'petroaudios' se pierden. Es demasiado” declaró el ex mandatario.