Lima. El ex mandatario y candidato Alejandro Toledo dijo este viernes que la democracia peruana está en juego si el nacionalista Ollanta Humala y la conservadora Keiko Fujimori, favoritos en las encuestas, pasan a un balotaje el domingo para disputar la elección presidencial.

En lo que analistas catalogan como un acto desesperado, Toledo volvió a pedir a otros candidatos que también disputan el balotaje reunirse para evaluar un plan dirigido a "preservar" la democracia frente a esas opciones.

"Si los otros candidatos no quieren conversar para evitar el salto al vacío están notificados (...) la democracia puede estar en riesgo el domingo si es que se da un salto al vacío", dijo Toledo a una canal de televisión local.

"Espero que el Perú el domingo no sea colocado en una encrucijada donde tenga que decidir entre Fujimori u Ollanta, y como dijo (el escritor Premio Nobel de Literatura) Mario Vargas Llosa entre el sida y el cáncer", afirmó.

Humala, un militar retirado que ha moderado su discurso radical de izquierda, lidera las intenciones de voto para los comicios del domingo, seguido por Fujimori, para disputar la presidencia en una segunda ronda prevista para el 5 de junio.

Pero analistas afirman, con cautela, que no está escrita la última palabra, especialmente en un país donde los votantes pueden cambiar su decisión frente a la urna de sufragio.

Los pronósticos no son seguros ni siquiera para el balotaje, en el que Humala incluso podría perder frente a su eventual rival de la segunda ronda en un país que registra una de las tasas crecimiento más altas del mundo, pero donde un tercio de personas vive en la pobreza.

"Nos ha costado mucho llegar estos 10 años de democracia, aún precaria", afirmó Toledo, en referencia a la caída del gobierno del ex mandatario Alberto Fujimori, padre de Keiko Fujimori, al cual califica como una "dictadura".

Keiko Fujimori conserva un "voto duro" heredado de su padre, pues muchos consideran que él acabó con la guerrilla izquierdista. Sin embargo, también carga su pasivo debido a que él gobernó con mano dura y ahora está condenado a 25 años de prisión acusado de violación a los derechos humanos.

Se defienden. Tras la crítica, la candidata Fujimori se defendió.

"Digamos la verdad, la política del chorreo no ha funcionado, ha sido un fracaso", dijo Fujimori en referencia al gobierno de Toledo entre el 2001 y el 2006.

Humala también encaró a sus rivales y pidió no dejarse influenciar por los que siembran temor sobre su candidatura.

"Tengo fe en que la democracia salga fortalecida en estas elecciones", dijo Humala. "Les pido a cada uno de ustedes que me den la oportunidad de gobernar (para que) el crecimiento económico llegue todos y la pobreza se reduzca", agregó.

El candidato ha adoptado un perfil moderado como del ex mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, menos radical que el presidente venezolano, Hugo Chávez, que lo apoyó en el 2006 y ahora evita ofrecer un abierto respaldo al candidato.

En sus últimos discursos, Humala ha prometido más impuestos a las ganancias de las empresas mineras en medio del boom del precio de algunos metales, revisar los contratos de energía para priorizar el mercado interno de gas y hasta crear una "aerolínea de bandera" con capitales del Estado.

Pero el comandante del Ejército, que se reveló contra el tambaleante Gobierno de Fujimori a fines del 2000, ha afirmado que respetará la inversión privada y que no modificará ningún contrato o pato comercial de forma unilateral.

"En esta campaña busqué hacer propuestas y evité los dimes y diretes, así como los ataques a mis adversarios a pesar de las evidentes calumnias de las cuales soy objeto. Continuaré rechazando este método de odio", dijo Humala.

El pedido de Toledo para unirse contra Humala y Fujimori fue rechazado por el ex ministro de Economía Pedro Pablo Kuczynski, el candidato que más rápido ha crecido en las encuestas y que podría dar la sorpresa en las elecciones.

"Que me pidan a mí, el único de los tres que está subiendo, que me retire, me parece indecente esa propuesta, y no me digan que no voy a ganar, porque voy a ganar a Ollanta Humala", dijo Kuczynski en una entrevista con un canal de televisión.

Los candidatos luchan codo a codo para asegurar más votos y el partido oficialista APRA, que no ha presentado aspirante presidencial, aseguró que no votará por Humala y Fujimori y que evaluaba dar su respaldo a uno de los otros contendores.

Aunque uno de los líderes más importantes del grupo, el legislador Jorge del Castillo, dijo que su partido votará por Kuczynski porque tiene más posibilidades de llegar al balotaje para disputar la elección presidencial.