El candidato presidencial Alejandro Toledo desmintió versiones periodísticas en Perú que apuntan a un supuesto gusto excesivo por el whisky y que lo habría llevado durante su presidencia a incurrir en gastos por casi US$200 mil de la afamada marca Johnnie Walker.

“Yo no tomo whisky, eso de ‘etiqueta azul’ me la debe Vladimiro Montesinos” (ex asesor de seguridad en la época presidencial de Alberto Fujimori entre 1990 y 2000), sostuvo Toledo, quién calificó la denuncia como “un chiste de mal gusto” que no es real.

Toledo acusó de manipulación en las facturas que habrían servido como base de la denuncia y se preguntó quién en su sano juicio puede llegar a comprar más de 1.700 botellas de whiskey, según informa El Comercio de Lima.

En su defensa, Toledo no dudó en apuntar al actual presidente Alan García de estar tras las acusaciones y fue más allá, afirmando que el actual mandatario ordenó recopilar la información al congresista aprista Javier Velásquez Quesquén y al secretario en licencia de Palacio de Gobierno, Luis Nava.

Toledo, ex presidente de Perú, volvió a decir que todo se trata del “juego sucio de las elecciones”.