Berlín. Alemania llamó el domingo a un regreso rápido a "procedimientos ordenados" para enfrentar la crisis migratoria en Europa y admitió que apenas puede lidiar con miles de refugiados que llegan al país diariamente.

El ministro del Interior de Alemania, Thomas de Maizière, anunció que el país aplicará controles temporales en su frontera con Austria en un intento por reducir el número de inmigrantes que ingresan.

"El objetivo de estas medidas es limitar el flujo actual y volver a los procedimientos ordenados cuando las personas entran al país", explicó, y agregó que también era una medida necesaria por motivos de seguridad.

Las autoridades austríacas dijeron que prevén la llegada de miles de personas el domingo y muchos de los que han entrado al país previamente han continuado viaje directamente a Alemania.

"La reintroducción temporal de controles fronterizos entre estados miembros es una posibilidad excepcional prevista y regulada por el Código Fronterizo de Schengen en caso de una situación de crisis", dijo la Comisión Europea en un comunicado.

"La actual situación en Alemania (...) parece estar cubierta por las reglas", agregó.

En medio de la disputa política entre países europeos, 34 personas, la mitad de ellos niños, se ahogaron el domingo frente a la isla griega de Farmakonisi cuando se hundió su bote, informó la guardia costera, en la que podría ser la peor tragedia registrada en un solo naufragio en aguas griegas desde que comenzó la crisis de los refugiados.

Alemania, el país más grande y rico de Europa, se ha convertido en un imán para muchas personas que huyen de la guerra y la pobreza en Siria y en otros países de Oriente Medio, Asia y África.

La policía dijo que unos 13.000 inmigrantes llegaron sólo el sábado a la ciudad de Múnich, en el sur de Alemania, y otros 3.000 el domingo por la mañana.

Berlín dejó claro que necesitaba la ayuda de sus socios de la Unión Europea.

"Es verdad: la falta de acción europea en la crisis de refugiados ahora está llevando incluso a Alemania al límite de su capacidad", dijo el ministro de Economía y vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, en declaraciones publicadas en el sitio en Internet del diario Der Tagesspiegel.

La semana pasada, Merkel flexibilizó las reglas de "Dublín" de la Unión Europea, en virtud de las cuales los inmigrantes deben registrarse en el primer estado miembro al que lleguen.