Berlín. El ex canciller alemán Helmut Kohl cumplió este viernes 85 años en la intimidad de su hogar y alejado de la exposición pública, pero celebrado por las autoridades por su aporte a la reunificación del país y la cohesión de Europa.

"Alemania no olvidará nunca que decidió lo correcto en el momento correcto", lo elogió el presidente Joachim Gauck en un mensaje. "Nunca aceptó la división de nuestro país, sino que logró poner en marcha su reunificación con fuerza y resolución".

La canciller, Angela Merkel, calificó a su mentor como "una bendición" para Alemania. La "obra maestra" de la reunificación fue posible porque Kohl "generó confianza de Washington a Moscú pasando por París, Londres y Bruselas", escribió en el diario "Bild" el jueves.

El histórico líder cristianodemócrata (CDU) es el canciller que más tiempo estuvo al frente del gobierno alemán (1982-1998) y fue una figura clave en la caída del Muro de Berlín en 1989 y la reunificación alemana un año después.

De carácter polarizador y figura avasalladora, Kohl quedó también marcado por el escándalo que estalló en 1999 al conocerse donaciones irregulares a la CDU mientras era presidente del partido.

En 2008 sufrió un traumatismo craneoencefálico por una caída y desde entonces se mueve en silla de ruedas, habla con gran dificultad y se encuentra casi totalmente apartado de la vida pública.

Así celebró también este viernes su cumpleaños, rodeado sólo de un círculo íntimo en su casa de Ludwigshafen-Oggersheim, oeste de Alemania.