Berlín. La popularidad de Angela Merkel entre los votantes alemanes se encuentra en su nivel más alto en tres años, de acuerdo con un sondeo publicado este jueves, que también confirmó el fuerte respaldo a la postura de la canciller alemana frente a la crisis de deuda de la zona euro.

Sin embargo, la medición de Infratest-ARD sugirió que uno de los aliados en la coalición de gobierno de Merkel, el Partido Libre Democrático (PLD), no lograría mantenerse en la cámara baja después de la elección del próximo año, complicando las esperanzas de la canciller de asegurarse un tercer mandato.

La encuesta, realizada tras una cumbre de la Unión Europea que los medios alemanes consideraron mayormente como un revés para las severas políticas de Merkel en la zona euro, mostró que el 66% de los alemanes estaba satisfecho con su desempeño.

Esa medición muestra un incremento de ocho puntos porcentuales respecto al mes anterior y es la marca más alta de Merkel desde el 2009, cuando consiguió ser electa para un segundo mandato.

Su rival más cercano, Frank-Walter Steinmeier, líder parlamentario del opositor Partido Social Demócrata (PSD), mostró un nivel de aprobación del 61%, igualando la marca del ministro de Finanzas de Merkel, Wolfgang Schaeuble.

Alrededor del 58% de los alemanes cree que la posición de Merkel frente a la crisis europea es correcta y decisiva, a pesar de que el 85% de ellos espera que la crisis empeore. Ambas cifras refuerzan los resultados de encuestas anteriores.

Merkel insiste en que los países fuertemente endeudados de la zona euro deben imponerse políticas de austeridad a cambio de fondos de rescate, y argumenta que la Unión Europea debe alcanzar un mayor grado de unidad política y económica antes de emitir deuda conjunta, visión que es respaldada por los alemanes encuestados.

Más de dos tercios de los encuestados también respaldaron un referendo antes de que Alemania transfiera cualquier poder adicional a las instituciones de la Unión Europea, postura defendida por un creciente número de políticos alemanes. Sería el primer referendo en Alemania desde el período nazi.

El sondeo mostró que la Democracia Cristiana de Merkel permanece como el partido más popular, con un respaldo del 35% contra el 30% de apoyo para la Social Democracia.

No obstante, el socio preferido del PSD para una futura coalición, los Verdes, se consolidaron en 14% mientras que el aliado de Merkel, el pro mercado PLD, recibió sólo 4% de las preferencias, por debajo del umbral de 5% requerido para conseguir un asiento en la la cámara baja de la legislatura.