Los líderes de hondureños, y latinos en general, residentes en Estados Unidos, muestran preocupación por la expansión de leyes anti inmigrantes en ese país.

Este día, precisamente en el estado de la Florida, se debatirá la aprobación del proyecto de ley SB 2040, propuesto por la senadora Anitere Flores, considerado por muchos una copia de la SB 1070 aprobada en Arizona el 2010.

A esta iniciativa hay que sumar la aprobada en el estado de Georgia, la SB 40, el 15 de marzo de este año, con la que se autoriza a policías locales a indagar el estatus migratorio de un detenido ante la sospecha de que se encuentre indocumentado.

Esa misma finalidad tendrá la SB 2040, que se impulsa en la Florida, explicó a El Heraldo Francisco Portillo, presidente de la Organización Francisco Morazán con sede en Miami. En Georgia ,también se aprobó en febrero pasado la ley HB 87 que exoneró a la industria agrícola y a otros empleadores que contraten empleados a través del programa federal de trabajadores migrantes, de utilizar el sistema E-verify.

El E-verify. Portillo explicó que a las empresas que no hacen contrataciones por medio del programa federal de trabajadores, se someten al E-verify, que implica investigaciones para confirmar la "legal" contratación de inmigrantes. Si una empresa contrata indocumentados, este programa le revoca, en represalia, la licencia de operación.

En EE.UU. residen cerca de un millón de hondureños, de esos unos 650 mil son indocumentados y aportan, en divisas, unos US$2.500 millones al año.

"La ley que se discutirá el lunes (hoy) en la Florida va orientada a eso mismo, a obligar a todas las empresas a usar el programa federal de trabajadores, donde no pueden aplicar los inmigrantes indocumentados... eso a todas luces es una discriminación total", acusó Portillo. De acuerdo con recuentos hechos por el Centro Hispano Pew, "al menos 20 estados han presentado proyectos inspirados en la SB 1070".

El Foro Nacional de Inmigración de EE.UU. afirma que al menos en cinco de esos 20 estados (Indiana, Kentucky, Misisipi, Nebraska y Carolina del Sur) hay "fuertes" posibilidades de que estas leyes sean aprobadas. El Heraldo solicitó, el jueves 31 de marzo y el viernes 1° de marzo, una reacción a la Dirección de Asuntos Consulares de la Cancillería sobre este tema, pero no se tuvo respuesta.

En EE.UU. residen cerca de un millón de hondureños, de esos unos 650 mil son indocumentados y aportan, en divisas, unos US$2.500 millones al año.

Florida prepara su cacería. El proyecto SB-2040, entre otras cosas, busca convertir a la policía a través del estado en agentes de inmigración bajo el programa 287g para detener extranjeros con antecedentes penales y verificar el estatus inmigratorio de los detenidos.

El Centro de Defensa de Inmigrantes de Florida (Fiac) asegura que, de ser aprobada esta normativa, habrá discriminación racial.

Las organizaciones civiles han estimado que en Arizona, la ley SB1070 ha dejado pérdidas al turismo superiores a los US$86 millones. Además, se prevé que se han perdido casi 600.000 empleos y el 10% de los impuestos que percibía el Estado.

Se estima que en Florida, los inmigrantes aportan US$20 mil millones en tributos. Los grupos defensores como el Centro Hispano Pew, estiman que solo en Florida puede haber unos 825.000 inmigrantes indocumentados, siendo la mayoría los latinos.